Inicio Noticias Opinion El atraso agrícola / Pedro Piñate

El atraso agrícola / Pedro Piñate

80
0

Del atraso agrícola nacional, es importante saber no se debe a nuestros productores ni agrotécnicos, sino a las políticas anti agrícolas como la de tierra arrasada que el falso agrarismo revolucionario instauró para acabar con la propiedad e iniciativa privada en el campo, desvalorizando la tierra y las fincas, y espantando los agroinversionistas nacionales y foráneos. También mediante los controles de cambio y de precios junto a la agricultura de puertos, promoviendo la competencia desleal de las importaciones agrícolas subsidiadas con divisas regaladas.

 

Así las políticas anti agrícolas continuaron en 2021 y se extienden a 2022, como demuestran la absurda y obsecada prohibición de la investigación y producción comercial de cultivos transgénicos en Venezuela en perjuicio de nuestros agricultores y consumidores. Esto aún cuando tan reciente como en 2020 los venezolanos nos comimos 913.124 TM de cultivos transgénicos importados desde Estados Unidos, y continuando en 2021. Así lo confirma el resumen ejecutivo del reporte público ​FAS/USDA Agricultural Biotechnology Annual. Venezuela​, publicado el 13/12/2021. Leamos:

“A pesar del interés de los agricultores e investigadores agrícolas venezolanos en utilizar la biotecnología para satisfacer la demanda de alimentos, Venezuela no ha adoptado la biotecnología agrícola moderna a escala comercial. Estados Unidos es actualmente el principal exportador de cultivos derivados de la biotecnología a Venezuela, que incluyen maíz, soya, harina de soya y aceite de soya. En esta categoría de productos, Estados Unidos mantuvo una participación de mercado total del 67,9 por ciento en 2020, y suministró 913.124 TM de cultivos transgénicos. En 2021, Estados Unidos aumentará su participación de mercado al 50,9 por ciento del mercado de la biotecnología.

“Debido a restricciones legales, en Venezuela no se cultivan ni desarrollan cultivos biotecnológicos comerciales. El maíz, el cultivo local que más podría beneficiarse de las biotecnologías agrícolas, se cultiva íntegramente con semillas convencionales. Una Ley de Semillas promulgada en diciembre de 2015 prohíbe la investigación en biotecnología vegetal y el uso de semillas biotecnológicas en la producción agrícola, lo que restringe cualquier progreso tecnológico real y ganancias de productividad en el sector agrícola.”

Pedro Piñate / ppinate@gmail.com

 

Lea También: “El secreto de una buena hallaca está en la masa”

Comenta ahora!