Inicio Noticias Opinion Venezuela: el país que nos robaron / Pedro Piñate

Venezuela: el país que nos robaron / Pedro Piñate

81
0

¿​Es Venezuela el otrora rico país petrolero, el de las mayores reservas mundiales del crudo, ahora hasta sin gasolina, primera en la lista de países del Tercer Mundo?.

 

Thomas Carlyle (1795-1881), historiador, pensador y ensayista inglés, escribió alguna vez que “​De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos”.​ Así que siguiendo al pie de la letra su consejo, de nada sirve a los venezolanos lamentarnos de la terrible situación en que estamos, y por el contrario tenemos que mejorarla. En esa dirección lo primero que hacer es ubicarse cada quién, saber dónde está parado, y de los más importante, nunca olvidar cómo fue que llegamos a este llegadero infernal. Salir de el será difícil, pero de equivocarnos en la salida, podríamos tal vez regresar lo que sería de lo más inconveniente.

Ubicados hoy los venezolanos en el mayor atraso, con hambre, miseria y penurias, con 6,5 millones de compatriotas autoexiliados, el Mundo nos mira con asombro y pregunta ¿Es Venezuela el otrora rico país petrolero, el de las mayores reservas mundiales del crudo, ahora hasta sin gasolina, primera en la lista de países del Tercer Mundo? Y por respuesta al unísono contestamos: si, este es el país que nos robaron.

Ciertamente de cómo se roba y destruye un país, Venezuela es triste ejemplo. Primero en democracia se subvertió, conspiró, se invadió con cubanos comunistas y enguerrilló el país y dieron golpes de estado. Luego usando la vía electoral engañaron a los votantes prometiéndoles el cielo en la tierra. Después cambiaron para violar abiertamente la Constitución, acabando con las instituciones, violentando el estado de Derecho, incitando el odio de clases, confiscando la propiedad privada, persiguiendo los medios de comunicación, asfixiando las universidades, saqueando las empresas públicas y los bienes nacionales, ignorando la meritocracia, endeudando e hipotecando la nación, gastando a manirrota, haciendo del peculado y la corrupción el diario gubernamental, convirtiendo a PDVSA y el Banco Central en cajas chicas del gobierno, imprimiendo billetes sin respaldo, devaluando el bolívar, apoyando y armando al hampa, persiguiendo la disidencia. Todo para entregar la nación y sus riquezas al libre usufructo del Castrocomunismo cubano, gobernando a dos manos entre Caracas y La Habana. Mientras, Venezuela: el país que nos robaron, sigue esperando su pronto rescate. Según la Historia Universal, los pillos impunes no son eternos.

Pedro Piñate

 

 

Lea También: Un hotel de inmigrantes y 25 albergues (sólo en Caracas) creó Venezuela para recibir a Europeos

Comenta ahora!