Inicio Agricultura Lo que ocurre detrás de la intervención de Coposa

Lo que ocurre detrás de la intervención de Coposa

163
0

Acarigua, Portuguesa.- El Consorcio Oleaginoso Portuguesa S.A. (Coposa) actualmente se encuentra en medio de una difícil situación legal que ha hecho que surjan internamente distintos conflictos y que disminuya significativamente su capacidad instalada a tan solo un 20%, luego de haber sido una de las empresas más importantes a nivel nacional.

 

Durante una entrevista exclusiva para nuestra emisora VAR 102.9 FM, el ingeniero agroindustrial y accionista Edgar Valero, contó en detalles  y según su óptica la realidad que ha vivido internamente COPOSA luego de la intervención del gobierno en el entorno de esta firma y de la toma por parte del Ministerio de alimentación y las fuerzas de seguridad del Estado.

Afirmó que el conflicto que viven en la empresa se hizo insostenible tres meses atrás, luego de la elección de la actual Junta Directiva; pero en realidad comenzó cuando no pudieron honrar los compromisos financieros que adquirieron con el Banco de Comercio exterior (BANCOEX) en el año 2013.

Esa entidad bancaria les otorgó el crédito para que pudieran obtener divisas e instaurar una planta de extracción de aceite de girasol y una de las condiciones era que la producción fuese únicamente para la exportación de lo que allí se produjera y con los ingresos provenientes de estos negocios,  pudiesen ir amortizando la deuda.

 

Surge la crisis alimenticia en Venezuela

En  2014, año cuando aun en el país se producía girasol, COPOSA logró  instalar la refinería, pero con la llegada de Maduro al poder ese mismo año y a raíz de las leyes que implantó (incluyendo la del control de precios) se produce la caída de los precios del girasol que era el elemento que estaban utilizando para producir aceite comestible.

Según Valero, esta fue la causa de que no continuaran produciéndolo a la misma escala. Pero además se debió al “monopolio de las importaciones” del girasol y de muchos otros rubros, cuando el Gobierno exoneraba  de  aranceles a los importadores y se produjo una “competencia desleal” contra la producción nacional, porque siguen en el campo a pesar de que sus ganancias son irrisorias.

A estos hechos que ocasionaron  la debacle financiera de COPOSA se le sumó el comienzo de la crisis económica del país,  la hiperinflación y la caída del mercado del producto, porque se redujo el poder adquisitivo de los ciudadanos e hizo que la capacidad instalada de COPOSA descendiera a los niveles más bajos de  su historia, dijo el accionista.

 

Renuncia de miembros de la Junta Directiva

Enfatizó que la situación se agudizó en el Consorcio,  luego que el gobierno interviniera directamente en el conflicto,  ejerciendo presión contra algunos miembros de la Junta Directiva con amenazas de  privación de libertad hasta lograr la renuncia de los tres miembros suplentes y uno de los principales.

 

Deuda que se convierte en motivo de expropiación

Valero quien  también es productor local aseguró que el gobierno tras la “solicitud de algún tercero” transfirió la deuda de COPOSA con BANCOEX a la Corporación Única de Servicios Productivos y Alimentarios (CUSPAL), que es una División adscrita al Ministerio de Alimentación.

Posteriormente, tras una solicitud que le hiciese  la anterior Junta Directiva a la estatal CUSPAL, transfirieron  la polémica deuda a la empresa privada EVALSA, quienes tienen su sede en la en la ciudad de Guanare y son “el mejor cliente” de COPOSA en la actualidad. Hecho que le parece “inconcebible”.

“¿A quién le interesa cambiar una deuda de un banco del estado a un particular?… pero fue lo que se hizo. ¿Qué razones tuvieron los miembros de la junta directiva para hacerlo?.. las desconozco, pero desde mi punto de vista es un error porque ahora éste está exigiendo que le paguen”,  se pregunta el productor.

 

Esta empresa de capital privado y de la que solo se conoce según Valero que es propiedad de  un ciudadano llamado Acranan Karouni, se dedica al “llenado” o comercialización de las bolsas de los emblemáticos Comités Locales de Abastecimiento y Producción en Venezuela, mejor conocidas como Bolsas CLAP, tras la firma de un convenio con el Ministerio de alimentación, quien estaría ejerciendo el papel de “árbitro” en el conflicto.

Cataloga de “desproporcionado” el convenio,   porque la deuda con BANCOEX era de 18 millones de dólares, pero al momento de la ocupación  por parte  del gobierno, la empresa COPOSA fue despojada  de alrededor de 8 millones de dólares en productos que quedaron en manos de CUSPAL y de EVALSA. Por lo tanto se redujo a 10 millones de dólares, pero las otras partes se niegan a reconocerlo.

 

La gravedad del  problema

Para Valera y los demás  miembros de la actual Junta Directiva sigue siendo un misterio quién hizo la solicitud de que la deuda que adquirió  COPOSA con BANCOEX fuese transferida a CUSPAL y  aseveró que fue a raíz de la salida de productos sin ser cancelados que no pudieron obtener la liquidez suficiente para el pago de dos cuotas trimestrales vencidas cuando BANCOEX  decidió declarar la deuda de plazo vencido” y entran en el “juego” CUSPAL y luego EVALSA, de la cual poco se conoce.

Pero el problema sigue incrementándose,  porque el pasado 24 de septiembre EVALSA plantea que durante  una Asamblea de accionistas que se proponían realizar, lograran un aumento de las acciones hasta 981 millones; donde además el 45% de éstas pasaran a su nombre.

No obstante, los 628 accionistas se negaron a aceptar ese acuerdo, porque consideran que los afectaría tantos a ellos como a un determinante número de trabajadores y sus familias, ya que alrededor del 10% de las acciones pertenece a la masa trabajadora de COPOSA.

 

Retaliación sin posibilidad de diálogos

También afirmó que la toma actual del consorcio COPOSA es un acto de retaliación por parte del gobierno, porque durante esa reunión, la mayoría de asistentes decidieron quedarse en la parte de afuera para no formar parte del quórum y además algunos asistentes sobre todo provenientes de Guanare, abuchearon tanto los directivos de EVALSA como a los representantes del Gobierno Nacional, quienes los acompañarían durante la emblemática reunión.

“Ha estado muy complicada la cuestión porque a medida que la situación se va volviendo tensa, cada quien se va haciendo fuerte en su rincón”… desconozco la razón, pero la gente de Guanare no lo quería y la empresa es de Guanare. ¿Cuál es la razón?, no la conozco, pero ese fue el hecho”, sostuvo.

 

Actuación del Ministerio de Alimentación en el caso

Resaltó que dos elementos determinantes en todo este arduo proceso por el cual está pasando COPOSA, es en primer lugar la duda que genera la insistente actuación del Ministerio de Alimentación en un caso donde intervienen dos empresas privadas  y en segundo lugar el silencio absoluto del gobierno regional ante una acción que se estaría ejecutando en contra de una empresa privada establecida en Portuguesa y de sus accionistas.

“La realidad es que en el momento en que esta gente fue rechazada por la asamblea por segunda vez, la respuesta fue inmediata: al día siguiente inspección y en la noche de ese día ocupación por 180 días y prohibición de la planta de varias personas entre ellas todos los directivos y sus allegados”. 

 

Próximos pasos de los accionistas 

Refirió que en la actualidad la documentación de la empresa está en fase de revisión por parte de sus representantes legales, de quienes esperan la mejor asesoría para ejercer las acciones necesarias o al menos para poder tener acceso a las instalaciones de la planta. 

Visión Agropecuaria Radio VAR 102.9 FM/ Zuleima Falcón Velásquez

 

Lea También: Ingenieros Agrónomos: 95 % de lo que se produjo fue por iniciativa privada

Comenta ahora!