El motor de agua: un invento español de hace 50 años que pudo cambiarlo todo, o no

El motor de agua: un invento español de hace 50 años que pudo cambiarlo todo, o no

Dadas las continuas subidas en el precio del combustible, tanto del diésel como de la gasolina e incluso en la electricidad que alimenta los que ya son los coches futuro, sería poco menos que maravilloso existiese “un coche que funcionase con agua”, algo así como con un motor de agua. Pues bien, algo así nos trajo el inventor español Arturo Estévez Varela, ¿una genialidad o una estafa?

Lo cierto es que Estévez a priori no era lo que se dice un vende humos, pues este extremeño nacido en el Valle de la Serena en 1914 estudió lo que viene siendo la carrera de Ingeniería Industrial en Areneros de Madrid, además de que gran parte de su vida se la ganó con la venta de hasta 73 patentes, junto a la buena suerte en la lotería. De hecho, en 1972 llegó a obtener la medalla de plata en la Exposición Internacional de Inventos de Bruselas.

Estévez recorrió todo el país haciendo demostraciones de su “motor de agua”

Así pues, fue a comienzos de los años 70, en las vísperas de la crisis del petróleo de 1973 consecuencia de la guerra de Yom Kippur, cuando Estévez dio a conocer su peculiar “motor de agua”, teniendo una gran repercusión mediática en los primeros años de la década e incluso llegando a aparecer en el programa estrella de régimen: el NO-DO.

La puesta en escena que este perito industrial repetía a lo largo y ancho del la geografía nacional era increíble. Llegaba al lugar con su motocicleta y su botijo, bebía un trago de agua y le echaba el resto a la moto, a bordo de la cual salía montado para el asombro de los allí presentes.

Sin embargo, llegados a este punto conviene aclarar que en realidad no se trataba de un “motor de agua” como se le apodó en la época, sino de un generador de hidrógeno como el propio Estévez explicaba. Así pues, para una cantidad de unos 2,5 litros de agua el inventor añadía aproximadamente 1 kg de una sustancia secreta, lo cual provocaba una reacción química (oxidación) en la que se liberaba hidrógeno, en concreto en torno a 3 metros cúbicos, que se usaba como combustible en un motor de explosión modificado y que hacía girar la rueda de la motocicleta.

Arturo Estevez Motor De Agua 04
Noticia publica en el diario el ABC sobre el motor de agua.

Técnicamente posible, pero económicamente inviable

Pero, ¿por qué este invento no triunfó y se dejó de hablar de él como si no hubiese existido? Es aquí cuando surgen las diferentes teorías, algunas de ellas conspiratorias, como que las diferentes petroleras compraron la patente para silenciar a Estévez, como mínimo. No obstante, la realidad es algo más simple.

La noticia de la invención de Estévez llegó a oídos del mismísimo Franco, quien encargó a un comité de expertos analizar la veracidad y viabilidad de la propuesta. Técnicamente era (y es) posible que ese motor de agua funcionase, pero determinaron que el ingrediente secreto que añadía nuestro protagonista para conseguir el hidrógeno parecía ser boro, un elemento químico perteneciente al grupo de los metaloides y que no se caracteriza precisamente por ser económico (a día de hoy uno 4 euros el gramo), por lo que hacer funcionar ese motor no era rentable. Por tanto, se dice que Franco dio carpetazo al asunto pronunciando las palabras “Ya se ha hecho bastante el ridículo”, de forma que el asuntó acabó olvidándose por parte de los medios.

Por el contrario, Arturo Estévez mantenía que su motor de agua sí que era viable, pues el ingrediente secreto para la descomposición del agua y obtención de hidrógeno por oxidación no era boro, sino una sustancia formulada por él mismo, llegando incluso al punto de decir que cedería gratuitamente la patente al Estado. Posteriormente varios expertos han apuntado que muy posiblemente se tratase de ferrosilicio, el cual se usaba a principios del siglo XX para producir in situ el hidrógeno necesario en globos aerostáticos y dirigibles, por ejemplo.

Arturo Estevez Motor De Agua 03
Noticia de la desaparición de Estévez publica en el diario el ABC.

Pero entre la conspiración y la censura se cuela otra explicación al olvido de esta creación: la estafa. Según el diario ABC, Estévez vendió parte de los derechos de su invento a José Carrera Rey. Llegado el momento Carrera Rey descubrió que el motor de agua no tenía más recorrido, pero para aquel entonces un Arturo Estévez Valera con casi sesenta años de edad ya andaba demasiado lejos con su fortuna.

¿Genialidad o timo? Eso corresponde a cada cual valorarlo, pero lo que es indiscutible es que hace cincuenta años Estévez ya era un adelantado a su tiempo al construir una motocicleta libre de emisiones que funcionaba con hidrógeno, y que a diferencia de soluciones similares que recurren a un motor de combustión con hidrógeno como combustible, sin ir más lejos el BMW Serie 7 Hydrogensolventa el problema del repostaje de forma magistral, pues solo es necesario echar agua al depósito, y no hidrógeno a presión.

Diario Motor / José Luis Gómez / @jlgomez1995 

Lea También: 7 trucos mexicanos para ahuyentar a las moscas de la cocina

Relacionadas

El agua que descubrieron los chivos / Alexander Cambero

El agua que descubrieron los chivos / Alexander Cambero

Un ecosistema seco en tierras del estado Lara. Contemplar el mismo espectáculo. Una vida errante que no escapa de la prisión…
¡PLAN DE RESCATE! Autoridades evalúan condiciones del agua en el Lago de Maracaibo

¡PLAN DE RESCATE! Autoridades evalúan condiciones del agua en…

Zulia-Venezuela.- Autoridades de Venezuela recolectaron muestras de agua y sedimento en el Lago de Maracaibo, el más grande del país, como…
Agua en polvo: el invento que pretende combatir los efectos de la sequía

Agua en polvo: el invento que pretende combatir los…

ESPAÑA.- Las graves consecuencias provocadas por la sequía podrían ser reducidas haciendo uso de esta novedosa tecnología que convierte en sólido…