Inicio Noticias Opinion De bodegones y hambre colateral / Pedro Piñate

De bodegones y hambre colateral / Pedro Piñate

54
0

En Venezuela la agricultura de puertos está en su máxima vigencia mientras nuestros productores y sus fincas fenecen. De ello da cuenta el reciente reporte GAIN (FAS/USDA 15/04/2022):

 

“Si bien Venezuela plantea desafíos únicos como mercado de exportación, están creciendo oportunidades para que los exportadores de alimentos y agrícolas de los Estados Unidos entren y se expandan en el mercado. La producción nacional no puede satisfacer la demanda de los consumidores, lo que lleva a una dependencia continua de las importaciones. La aparición de un nuevo tipo de punto de venta minorista, “Bodegones”, que atiende a los consumidores de ingresos medios y altos, está creando un importante mercado para las importaciones de productos orientados al consumidor. La exención de los productos alimenticios importados de los aranceles desde 2018, la dolarización de la economía y la liberalización del comercio están creando un entorno más propicio para los exportadores. En 2021, Estados Unidos exportó 634,1 millones de dólares en productos agrícolas a Venezuela, un aumento del 44,8 por ciento en comparación con 2020. Esto consolidó su posición como el principal proveedor de productos alimenticios y agrícolas de Venezuela por volumen con una cuota de mercado de importación del 35,5 por ciento, y el segundo proveedor principal de estos productos por valor con una cuota de mercado de importación del 26,1 por ciento.”

Siendo letal siempre la política de puertos a nuestra agricultura y productores, es de interés conocer aquí la alerta del agrónomo Leo Bertozzi experto italiano en agroalimentación (CLAL.it News 19/04/2022):

“Si la inflación y la perturbación de la cadena de suministro son las principales amenazas para las economías avanzadas, los países pobres tienen un peligro mucho mayor con respecto a la seguridad alimentaria. Dado que Rusia y Ucrania representan más del 30 % del comercio mundial de trigo y más del 50 % del mercado de aceites, semillas y harinas de girasol, se estima que hasta 500 millones de personas corren un grave riesgo de contraer lo que se puede llamar “hambre colateral”. Por lo tanto, los problemas de suministro relacionados con la alimentación y la energía en los países avanzados deben abordarse en el contexto de la crisis mundial de seguridad alimentaria.”

 

Pedro Piñate

Comenta ahora!