“Venezuela pasó de la escasez a la catástrofe humanitaria”

“Venezuela pasó de la escasez a la catástrofe humanitaria”

18
0
Compartir

Lo informó la ONU en febrero, en un informe que resaltaba que un tercio de la población (32,3%) padece inseguridad alimentaria profunda. El gobierno pensó que podía sustituir la actividad privada en el proceso agroalimentario de Venezuela, y eso funcionó por 12 años, cuando tuvimos exceso de ingresos y alimentos por las transferencias sociales que representaron el 35% del gasto fiscal, pero desde 2014 empezó el colapso”. Así lo aseguró Rodrigo Agudo, director de la Red Agroalimentaria de Venezuela.

Sostiene que en la actualidad el venezolano promedio consume el 46% de las proteínas que necesita y el 50% de las calorías que requiere. “Se le está haciendo un daño profundo a la infancia, porque se está creando una generación desnutrida que va a tener dificultades en términos de su sano crecimiento intelectual y social”, resaltó.

¿Qué está haciendo el gobierno para garantizar la producción de alimentos?

Nada. Hoy el gobierno tiene un discursos contradictorio, dice que la crisis es producto de las sanciones, pero también presenta un programa de crecimiento agrícola que es de Alicia en el país de las maravillas. Es decir, anuncian que van a sembrar tres millones 500 mil hectáreas, cuando en 2019 no llegó a un millón. La ONU informó que hay cinco países en el mundo que van rumbo a un colapso alimentario, y entre esos está Venezuela. Cuatro están en guerra civil y son Yemen, El Congo, Sudán del Sur, Afganistán. Por lo tanto la profunda crisis humanitaria que estamos viviendo se debe a 20 años de políticas equivocadas.

¿Cuándo comenzó el colapso?

Venezuela tuvo exceso de ingresos y un populismo desmesurado desde el 2003 hasta el 2014. Estuvimos viviendo de los precios del petróleo hasta 2010, luego empezaron a endeudar al país y en vez de hacer lo que recomendó Arturo Uslar Prietri que fue sembrar el petróleo, lo dilapidaron haciendo transferencias directas a la población. Crearon más de 50 misiones, regalaron viviendas, los venezolanos viajaban con 5000 dólares fuera del país, eso se acabó hace seis años. En 2015 empezamos a ver desabastecimiento, en 2016 escasez, en 2017 hambre, en 2018 desnutrición, en 2019 crisis alimentaria y en el 2020 lo que tenemos es una catástrofe humanitaria.

¿Aquí puede haber una salida cercana a la crisis?

Sí, esto se puede alcanzar si el gobierno se dedica a lo que tiene que hacer, administrar las políticas públicas y desarrollar una acción que fomente la actividad económica. El Estado venezolano es un agente económico, porque constitucionalmente es dueño del subsuelo, recursos mineros, fósiles y no fósiles, pero en el sector industrial el Estado no tiene por qué estar metido. Aquí el gobierno expropió fincas para ser ganadero, expropió empresas para ser agroindustriales, expropió grandes establecimientos de comercialización porque quería ser comerciante y en todas esas decisiones fracasó.

¿Este cambio se puede lograr sin un acuerdo político?

No, necesitamos un consenso político porque es el único que nos va a garantizar que el mundo nos ayude con apoyo financiero.

¿Qué medidas urgentes se deberían aplicar para salir de la catástrofe humanitaria?

La primera es importar alimentos por uno o dos meses, y en paralelo debemos empezar a comprar la materia prima para reactivar la agroindustria, a importar los insumos y los repuestos para que la agricultura responda. En el mediano plazo, entre 18 o 20 meses se empezará a reactivar la agricultura. Tenemos a casi el 80% de la población en pobreza extrema, por lo cual se requerirá un programa de transferencia directa para que esos venezolanos puedan comprar comida.

¿Cuántos recursos se necesitan para que esa transición económica se dé?

En el primer años unos 10 mil millones de dólares para restablecer el equilibrio social. Además de los alimentos hay que reactivar los servicios que necesitamos como electricidad, agua. Expertos macroeconómicos dicen que se debe aplicar un programa de entre 40 y 60 mil millones de dólares en los primeros tres años. En el cuarto año tendríamos la capacidad de pagar la deuda y en siete de estar entre los primeros países del mundo con mejor calidad de vida, porque nuestra pobreza no es estructural como la de Haití, El Salvador, Guatemala, el colapso se debe la una fallida gestión oficial, pero tenemos la potencialidad de recuperarnos en mediano y largo plazo.

¿Por qué la gente se está muriendo de hambre en Venezuela?

Porque no tiene alimentos o no tiene la capacidad para comprarlos. Además yo creo que hay que aclarar que a partir de 2019 el gobierno cambió su política. Antes controlaba todo, precios, alimentos, pero de la noche a la mañana se volteo al capitalismo salvaje, liberó los precios, eliminó las restricciones para importar, aquí todo el que tenga un poquito de plata puede hacer lo que se le dé la gana. Se están importando alimentos que no tienen registro sanitario, entonces ahora tenemos un gobierno que se desprendió de sus obligaciones, porque lo único que le interesa es sobrevivir como poder ejecutivo, tiene bienestar un 5% de la población mientras el 95% restante está muriendo.

¿Cree que las privatizaciones silenciosas que está aplicando el gobierno a empresas expropiadas, logren cambios económicos en 2021?

En absoluto, esas negociaciones tienen un único beneficio personal, y además todo lo que el gobierno transfiera al sector privado es inconstitucional.

¿Cómo está comiendo el venezolano?

El venezolano en términos promedio está consumiendo un 46% de las proteínas mínimas que debería consumir para tener una sana nutrición, y está consumiendo entre un 45% y un 50% de las calorías.

¿Cuáles son las consecuencias de la mala alimentación a mediano y largo plazo?

Un daño profundo sobre la infancia, está creciendo una generación que se perderá producto de la avaricia por el poder.

La Prensa de Lara / Ana Uzcátegui

Lea También: Productores de Chabasquén secan el café en las calles por falta de combustible

No hay comentarios