Inicio Agricultura Una cosecha atípica / El café se nos pudre sin que podamos...

Una cosecha atípica / El café se nos pudre sin que podamos acceder al combustible

30
0

No hay nada bueno en la cosecha de este año. Los momentos difíciles se topan en estas montañas del café y nos sorprende una devastadora realidad. El combustible necesario para realizar las labores de pos-cosecha, nos pone a dar carreras. En nuestras visitas a los compañeros campesinos logramos ver rumas de sacos de café aguardando el gasoil para las secadoras. Al no tener combustible el secado del grano se hace engorroso, muy difícil y lento. Se pierde mucho tiempo y al no darle el tratamiento correcto en su momento el grano pierde calidad. Esta vez la calidad del café tiende a desmejorar.

Genera tristeza como se pudre el café en los campos, mucha lluvia, poco sol y nada de combustible. El esfuerzo de todo un año de trabajo se ve afectado por el absurdo de una metodología de distribución de combustible adornado por el desorden, la desidia y la corrupción. Nuestras familias campesinas que entregan su vida al campo y al café, no entienden como en un país petrolero y rico haya tanto combustible acaparado y escondido, mientras el campesino no logra obtener el anc6iado derivado de la mayor riqueza mineral que tenemos.

Un litro de gasoil está regulado en Bs 0.05 por lo que 100 litros corresponden a cinco bolívares. Por su parte, el gasoil internacional está a un precio de Bs. 0.10 por lo que 100 litros corresponden a a 10 Bolívares. Sigue siendo el nuestro, el combustible más barato en el mundo, Solo que los niveles de corrupción son tales que impiden que el suministro se produzca de manera normal. Nuestros campesinos se han visto en la necesidad de comprar el porrón de gasoil de 200 litros en la exagerada suma de 120 dólares americanos. Debe implementarse un sistema operativo distinto para el suministro de combustible a nuestros campesinos, para romper los nudos de corrupción creados entre los dueños de las gasolineras y los sectores corrompidos de la Guardia Nacional y las Alcaldías.

El método usado en la distribución del combustible es absurdo, corrompido y decadente. Nuestro compañeros están recurriendo a la leña y cualquier otro método para la generación del calor necesario para el secado del grano. Esto no puede volver a ocurrir, de nuestra parte debemos tomar medidas para asumir otras técnicas de secado que nos liberen de las cadenas del combustible fósil. Por su parte, el gobierno debe reorientar las políticas hacia el sector campesino tan importante en el desarrollo nacional.

Ultima Hora / Toribio Azuaje

 

Lea También: El “pleitico” de Monómeros

Comenta ahora!