Sector azucarero en crisis porque solamente cuatro centrales realizaron la molienda

Sector azucarero en crisis porque solamente cuatro centrales realizaron la molienda

132
0
Compartir

Desde finales de 2020, muchas han sido las voces que se han manifestado desde el interior del sector agropecuario para exigir al gobierno nacional las mejoras en la distribución del  combustible necesario para las maquinarias, lo cual representa, a juicio de los representantes de diferentes rubros, una de las principales causas de la crisis imperante en este importante eslabón de la economía nacional. El sector de la caña de azúcar no fue la excepción, pues cerró  el año, según su principal vocero, con  lamentables cifras en cuanto a consumo y a producción.

Estas fueron parte de las declaraciones de José Ricardo Álvarez, Director de la Federación de las Sociedades de Cañicultores de Venezuela  (FESOCA) y director de FEDEAGRO del rubro caña de azúcar,  a través de una entrevista realizada por nuestro director Gilberto Esteva Grillet,  por nuestra emisora VAR 102.9 FM.  

Álvarez, informó que  los  Centrales Portuguesa y Tolimán en Guanare, que en el pasado llegaron a ser  los más grandes del país, por la gran cantidad de caña que molían;  tuvieron que parar su producción por falta de gasolina, esto obedece a que al inicio de zafra, se necesita una cantidad suficiente de gasoil, del cual no dispusieron para poder moler la caña y luego poder prender las calderas y seguir adelante con la molienda; asimismo hizo  un llamado a las autoridades a cargo de la distribución de este preciado insumo como lo es el gasoil, para que se aboquen en resolver este grave problema y así no se quedaría  la caña en el campo.

Al ser consultado con relación a las medidas tomadas por las autoridades a finales de año en el Central Rio Turbio, expresó que “nos tiene sumamente preocupados la situación del Central Rio Turbio,  porque fue objeto de una medida de incautación (es la palabra que están utilizando), aparentemente ordenada por el Ministerio del trabajo, en todo caso nos preocupa muchísimo porque al aplicar la medida se violó el debido proceso, actuaron de una manera atropellante, pasando por encima del personal administrativo que había allá en el central. Fue objeto de esta medida, argumentando las autoridades el hecho de que no molió la zafra pasada, por cuestiones que todos sabemos, porque es complicado para cualquier industria arrancar, de hecho los Centrales Azucareros del estado, de 10 que tienen, solamente tres   molieron, ni se puede decir que molieron porque solo molieron 20 mil toneladas; los que se pueden mantener a flote lo hacen con un sacrificio enorme”.

Por lo tanto, continuó argumentando que, El Central Rio Turbio fue objeto de esta medida, argumentando que es un central que no molió la zafra pasada, pero ellos (el estado), no son capaces de entender que ellos mismos no molieron, así que es una medida que consideramos  arbitraria, peligrosa y que va en contra del estado de derecho no solo del sector agro productivo, sino también de todo aquel  que tenga una fabrica produciendo”.

En cuanto a los resultados de producción a nivel nacional, Álvarez informó que  el rendimiento a está muy por debajo de los niveles esperados, es decir entre 40 y 50 toneladas por hectárea, que sólo son  cuatro centrales los que están moliendo caña: en los estados Aragua, Carabobo, Portuguesa y el del Municipio Torres se espera inicie la zafra luego del 20 de enero. No obstante, los del estado Trujillo, Zulia, Yaracuy y los de la zona de Oriente se encuentran en situaciones deplorables, es decir, que la carga de la zafra recayó en estos cuatro centrales azucareros pertenecientes al sector privado única y exclusivamente, que fueron los que molieron en 2019 y en 2020, que los administrados por el gobierno no están moliendo o “molieron una ridiculez”, es decir, unas 20 mil toneladas, que “los demás hacen el intento y lo hacen porque el gobierno invierte allí y que  realmente no les importa si los reales se pierden o no”.

Con relación a los proyectos del gobierno de utilizar un combustible que no atente contra el medio ambiente y en aras a lo que actualmente se vive en el país por la falta de combustible, informó que “todos sabemos que en el futuro el que se utilizaría será uno que sea consonó con el medio ambiente, mucho menos tóxico que el que se usa por los combustibles fósiles, sabemos que es una tendencia mundial y que es muy interesante, en el papel y como muchas cosas de este gobernó, indudablemente que llaman la atención y que vale la pena asumirlo;   pero queda demostrado que los gobiernos no deberían asumir el papel del empresario, porque simplemente no funcionan cuando está el gobierno al frente, lamentablemente, pues la excepción del caso era PDVSA, que si llegó a funcionar como una gran empresa, pero ya sabemos al estado al cual la llevaron y de hacer estos centrales etanoleros,  debería ser por la inversión  privada, pero ese tipo de actuaciones como las que cometieron en contra del Central Rio Turbio hacen que los inversionistas privados tengan temor de invertir en el país”.

En base a las cifras de consumo registradas en el país, sostuvo que éste decayó a menos de la mitad,  debido al poder adquisitivo de los venezolanos, que antes se consumían 100 mil toneladas al mes, pero que esa cantidad actualmente se redujo, oscilando entre  40 mil y 50 mil toneladas por mes, básicamente porque  no se vende, no se consume porque la gente ha dado  prioridad a otros rubros de su alimentación,  caso contrario ocurría en el pasado, cuando en Venezuela se tenía alrededor de 36 y 40 kilogramos percápita y en la actualidad se consumen menos de 20 kilos percápita. En resumen se estarían produciendo unas 160 mil toneladas al año que, a su juicio, representan apenas el 20 %, incluso con la demanda mermada.

Finalizó diciendo que a pesar de toda la realidad descrita anteriormente en el sector, se siente muy optimista que ya han pasado por los peores momentos y que por debajo de dos millones de toneladas no bajaría cualquier molienda, que  “de aquí en adelante nos toca es crecer, pero solicitamos al gobierno que sea coherente, es decir que tenga unas medidas claras y precisas que nos permita crecer, como efectivamente lo visualizo, no será en la próxima zafra, porque esta será muy parecida, pero si vamos a tener  suficiente empuje y confianza, para que a partir de la zafra de 2.022 comencemos a ver números diferentes, porque lo peor ya haya pasado y ojala no se sigan cometiendo estos atropellos para que se genere confianza al inversionista privado”.

Visión Agropecuaria / Zuleima Falcón

Lea También: La vuelta al mundo en 80 arepas – Uruguay

No hay comentarios