Porque comer Lechosa (Papaya)

Porque comer Lechosa (Papaya)

82
0
Compartir

Origen de la Lechosa

Se cuenta que en una de las arribadas de Colón y los suyos a tierras americanas, fueron agasajados por los nativos con un suculento banquete, y sus hombres, que venían de una larga travesía, comieron hasta ponerse malos.

Sus anfitriones los llevaron  entonces al bosque tropical y allí les dieron a comer papayas (Carica, del griego “karike”, y papaya, del maya “páapay-ya” o “zapote jaspeado”) para aliviar sus problemas digestivos, conocedores de las maravillosas cualidades de esta fruta para el organismo. Puede que por ello la bautizaran en un principio como “comida de ángeles”.

Su origen estuvo en Méjico o en los Andes peruanos. Lo más probable es que de entre las más de 70 especies de Caricáceas que existen, hubiera diferentes variedades repartidas por toda la zona.

Durante el siglo XVI, desde Méjico los marinos españoles y portugueses la extendieron por el caribe y el resto de Sudamérica, y posteriormente la llevaron consigo a Filipinas, Malasia, sur de China, India, Ceilán, Zanzíbar y Uganda. A principios del siglo XIX, llegan a Hawai, principal proveedor actual de los EEUU.

Propiedades de la Lechosa

Con media papaya se cubren casi el doble de necesidades diarias de vitamina C y la cuarta parte de provitamina A en forma de betacaroteno. También se satisface el 38% del aporte de ácido fólico, y casi el 20% de vitamina E.

La papaya guarda una baza oculta: la papaína, una enzima proteolítica, llamada así por su capacidad para descomponer las proteínas.

La papaya es también rica en potasio; media pieza proporciona la sexta parte que necesita el organismo al día de este mineral. Además, aporta fibra soluble, magnesio, calcio, fósforo, ácido alfa linolénico (de la familia de los aceites omega 3), alcaloides que regulan la presión arterial; fenoles y licopeno, de acción antioxidante.

¿Cuáles son los beneficios de la Lechosa?

Con todas esas bondades, y su poder antioxidante, esta fruta resultante adecuada para casi todo el mundo, pero especialmente para personas mayores, niños en edad de crecimiento, mujeres lactantes y fumadores. Toma nota de los beneficios de la papaya para la salud:

ALIVIA LAS AFECCIONES DIGESTIVAS
Las afecciones digestivas son otro de sus terrenos más fuertes, en especial cuando hay un déficit de secreciones gastroduodenales y pancreáticas. Gastritis, hernia de hiato, acidez y malas digestiones se alivian con la papaya.

En caso de diarrea, sin embargo, no debe tomarse esta fruta, pues ejerce un ligero efecto laxante.

ANTE EL CÁNCER
Las medicinas populares ya conocían sus efectos saludables. Quizá el caso más asombroso fue su empleo para tratar, desde hace siglos y en lugares tan dispares como Australia y México, los tumores cancerosos.

Ahora se utiliza en forma de terapia enzimática para reducir los efectos secundarios de la radio y la quimioterapia, y en algunos casos se prolonga la vida, aunque el mecanismo todavía se desconoce.

INFLAMACIÓN Y RETENCIÓN DE LÍQUIDOS
Sus efectos antiinflamatorios se aprovechan en tratamientos de uso interno para combatir la amigdalitis, la faringitis, la artritis o la gota, y de uso externo, en heridas, hematomas o picaduras.

También es útil si se tiene retención de líquidos; en caso de estrés y ansiedad, cuando hay un sistema inmunitario débil, para una actividad física intensa, en la anemia ferropénica, para trastornos cardiovasculares, enfermedades degenerativas, en dietas bajas en grasas, en caso de bulimia.

CuerpoMente

Lea También: La patilla: un alimento refrescante y saludable

No hay comentarios