Osman Quero Presidente de Fedecámaras Portuguesa: No es con controles como se soluciona la crisis

Osman Quero Presidente de Fedecámaras Portuguesa: No es con controles como se soluciona la crisis

Portuguesa.- A juicio de  Osman Quero, Presidente de Fedecámaras Portuguesa y Vicepresidente de la Asociación de Productores Agrícolas Independientes de Túrén (PAI), la medida de ocupación temporal de la empresa Coposa, en Portuguesa, así como la venta supervisada de Polar, Plumrose y Matadero de Turmero no soluciona la crisis que vivimos.

-La experiencia con acciones similares anteriores- segura Quero- nos dice que la intervención y expropiación de empresas, no va a traer nada positivo, a la crisis que vivimos. Eso no va a aumentar la producción, que cada vez es menor. Por el contrario, hay varias interrogantes: ¿cuál es el rumbo que se quiere para el país? ¿A quiénes perjudican más estas decisiones? ¿Esto genera más estabilidad económica o mayor escasez y resurgimiento del llamado “bachaqueo”? y esto último ya lo estamos palpando con los revendedores ilegales de gasolina.  Entonces, ¿Volveremos a ver vendedores de harina por whasapp? Los controles, ¿traen mejor distribución o más especulación?

-¿Cree ud que el gobierno rectifique algún día su posición o se intensificará el proceso de desmontaje de la inversión de capital privado?

-En el mundo existen leyes que se aplican en todos los mercados y experiencias que muestran de qué forma se puede lograr aumentar la producción, para que haya una sana competencia y eso obligue a que los precios disminuyan. Por cierto, meses atrás escuchamos una exposición de motivos por parte del Gobernador Rafel Calles, sobre la necesidad que había de actualizar los precios del gas, por los costos de producción, la logística, transporte, entre otros gastos y que era necesario.

Resulta que esa explicación que se dio allí es la que nosotros hemos venido planteando como productores y empresarios. Eso que se dijo allí es lo que se debe aplicar a todos los productos y servicios, siembra, manufactura, e industria. Todo tiene su costo. Realmente existe un capital que se invierte en un bien o servicio, y como resultado eso tiene un costo natural, que no se reconoce, sino que se utiliza para atacar al empresario, al productor.

En el año 2008 se sembraban en el país 700 mil hectáreas de maíz y nos autoabastecíamos. El maíz para la harina precocida, con la que se hace la arepa del venezolano, estaba garantizada. Hoy sólo se siembran 150 mil has. de maíz y como resultado es que si salen 100 paquetes de harina, hay 1000 personas detrás de esos paquetes y eso hace que el precio suba. Si hubiera una economía flexible de libre mercado todo fluiría mucho mejor, pero no es con controles y expropiaciones como se soluciona la crisis y vuelvo a insistir: el control no soluciona, aprieta, ahorca y concentrar todo el proceso de producción, comercialización y distribución en manos del Estado, eso no es sano. Así de sencillo.

Eso lo vemos con la ley del mercado a nivel mundial y de lo cual no podemos estar desligados, pues estamos en un mundo globalizado y ejemplo de ello es la pandemia que mantiene semi paralizado al mundo. Nosotros debemos incorporarnos a esas experiencias, a esas políticas que realmente establecen la forma cómo podemos ser más productivos, con menos costos de producción y más accesibles a los consumidores, en lugar de seguir atacando a la empresa y todo emprendimiento o intento para que la producción aumente en beneficio de la población. Ese trabajo tenemos que hacerlo. Eso lo saben las personas que administran el Estado. Hubo una pausa en ese tipo de acciones y el resultado es que habían comenzado a abastecerse los anaqueles y ahora volvemos al mismo error.

-El gobierno alega que las empresas no estaban acatando la banda de precios y de allí la intervención…

-Si, surge el aumento de los precios y eso indica que hay que solucionar la parte macroeconómica, es decir, la estructura monetaria que establece el Banco Central de Venezuela en donde se nota que el dólar ha subido más del 250%, entonces eso se debe solucionar, pero no es culpa de los productores ni de la agroindustria o de los comerciantes, sino que es producto de tener una inflación de 4 dígitos, superior a cualquier país de nuestro continente.

– En su opinión ¿cómo incide la escasez de gasolina, el aumento del salario mínimo y la  fijación de precios en dólares en la economía del país?

-La gasolina es un producto que utiliza cualquier persona, empresa o industria para movilizarse y por supuesto que eso encarece cualquier actividad y es un adicional que viene a sumarse a la grave crisis que tenemos. Refiriéndonos al sector agrícola está causando graves problemas, porque pernoctar en una cola para llenar 40 litros que es medio tanque, que no va a durar más de dos viajes a la finca, es lamentable porque limita el trabajo que se hace. Allí entra en juego el combustible que llega por los caminos verdes y el mercado negro que siempre será una opción reprochable, pero que sucede todos los días. Definitivamente que el tema de la gasolina va a afectar toda actividad productiva, mientras no se solucione.

Con respecto al aumento de los sueldos, sabemos que están muy por debajo de los requerimientos de un trabajador. Pero desde hace más de un año, la empresa privada está pagando sueldos, muy por encima de lo que establece el gobierno nacional. Eso indica que no hay una conexión entre las necesidades, lo que espera el trabajador y lo que recibe. Eso solo lo hace la empresa privada con su trabajo, que genera utilidad, para ayudar a contribuir con la mesa del venezolano. De manera que ese aumento anunciado no está cónsono con el alto costo de la vida del venezolano y los sectores más vulnerables son los más afectados.

Lea tambien: Nuevos precios del café y el azúcar perjudican a productores agropecuarios

– A propósito de la regulación de precios, según la lista publicada en días pasados, la cual arroja una cifra que pasa de los 5 millones de bolívares, contabilizando sólo un producto de cada rubro, mientras que el sueldo mínimo general, sólo son 800 mil bolívares…

-Precisamente están solucionando un problema de manera equivocada. Todas esas medidas tomadas tienen un tinte ideológico y no económico. Esas medidas están rancias. Debemos tomar medidas diferentes que aumenten la producción, si hay más empresas, si hay más siembras, si vuelven a repuntar los rubros, habrá más posibilidades de mejorar la depresión económica que vivimos. No es con controles, ni medidas coercitivas como se maneja la economía de un país. Todo esto trae como consecuencia un comercio informal que no paga impuestos, ni servicios. En cambio la industria y el comercio si pagan sus tributos del IVA, ISRL y otros impuestos. No hace falta ser profeta para saber lo que va a suceder. Por eso es necesario pensar en la nación, que de una vez por todas se deje de lado la parte ideológica y que se atienda a los que sí somos verdaderos aliados, porque queremos producir y mejorar la condición de los venezolanos en materia económica.

-¿Cómo están los preparativos para el próximo ciclo de maíz?

-El caso del maíz este año es algo importante. Hay que pensar muy bien las áreas que se van a sembrar. Definitivamente habrá una disminución importante de las áreas a sembrar. Este año no tendremos hectáreas sino jardines para poder sacar alguna producción y porque debemos cuidar a cada planta para que todo salga bien. El costo es alto para la inversión que se está haciendo, por otro lado, está el mercado internacional que se ha afectado. Pero este tema es bastante largo porque pasa por el virus chino, pasa por el mercado petrolero, los biocombustibles y llega precisamente a la caída de los precios internacionales que sabemos que tienen un rebote aquí…

– ¿Cómo les fue con el frijol chino?

– El frijol chino fue una opción que se utilizó en el verano que se aplicó a falta de girasol y otros cultivos en verano. El desarrollo del cultivo fue distinto, pero fue eso: una opción.

– Finalmente, un mensaje para los productores…

-Yo pienso que los  productores venezolanos, el empresario, el comerciante deben tener la confianza en lo que tienen en sus manos y los venezolanos los portugueseños, tienen el suficiente valor para emprender lo que sea. No hablamos de una gran agroindustria sino a nivel de todos los profesionales que en sus carreras como enfermeras, maestros, los comunicadores sociales, como ustedes que ante la situación se reinventan para seguir adelante. Estamos convencidos que hay portugueseños que siguen trabajando por esta tierra. Todavía tenemos esperanza de que Venezuela puede cambiar. A eso estamos apostando todos.

Visión Agropecuaria / Tibisay Muñoz

Relacionadas

SUNAGRO da inicio al Plan de Cogestión Arroz 2024 con buenas expectativas

SUNAGRO da inicio al Plan de Cogestión Arroz 2024…

Portuguesa-Venezuela.- La Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (SUNAGRO) inicio el pasado lunes 20 de mayo al Plan de Cogestión Arroz 2024,…
FIAP Y CIMA se unen por primera vez en una alianza estratégica para impulsar al talento venezolano en Iberoamérica

FIAP Y CIMA se unen por primera vez en…

Gracias a la intervención de FEVAP, Federación Venezolana de la Actividad Publicitaria, se logró una alianza estratégica histórica para  la industria…
AN aprobó en primera discusión la Ley Nacional del Café

AN aprobó en primera discusión la Ley Nacional del…

Caracas-Venezuela.- El proyecto de ley busca incentivar el desarrollo y productividad sustentable del cultivo, la industrialización y exportación del café venezolano.