Nutrición de la cabra

Nutrición de la cabra

860
0

5.1 Objetivo Particular.

Revisar los aspectos más importantes del manejo nutricional, con la finalidad de garantizar una buena producción y garantizar un desarrollo armónico del rebaño.

La cabra es un rumiante, por lo que su principal característica diferencial con el hombre, radica en contar con un aparato digestivo más complejo y voluminoso. Su aptitud más destacada supone la posibilidad de aprovechar al máximo una alimentación vegetal fibrosa que incluye, especialmente, componentes celulósicos de difícil o imposible digestión por el hombre.

5.2 Alimentación de las cabras

Las cabras fuertes, sanas y productivas son el resultado de un buen manejo y una excelente alimentación que generan resultados satisfactorios, se sabe que una buena nutrición garantiza en un 60-70% el éxito de la explotación. Una cabra mal alimentada es poco productiva y se enferma fácilmente, por lo cual es altamente recomendable cubrir las necesidades nutricionales de los animales dependiendo su etapa fisiológica (por ejemplo, las hembras no gestantes tienen diferentes necesidades que las hembras gestantes o las cabritas en desarrollo).

5.2.1 ¿Cómo se alimentan las cabras?

La cabra husmea, desparrama, elige, desperdicia…

-Desperdicia hasta un 50% de la hierba que se le ofrece en el pasto.

-Elige “alegremente” entre los alimentos que se le suministran en el pesebre, desperdiciando: entre un 15 a 30% del heno, del 10 al 50% del ensilado y, a veces, hasta un 50% de los granulados.

-Elige lo mejor, lo más azucarado, lo más concentrado y deja a un lado lo más basto, la fibra, tan necesaria para el buen funcionamiento de su panza.

-Elige los granos de maíz en el ensilado de esta planta, así como las hojas de la alfalfa henificada desperdiciando los tallos siempre más duros.

“La cabra es así y usted no la hará cambiar. Por todo lo anterior deberá tomarse en cuenta, al margen de los cálculos precisos para el racionamiento, que las cantidades realmente consumidas son siempre inferiores a las que se suministran, pero también que la calidad de lo elegido es superior a la del conjunto de alimento que se le ofrece.

Es de suma importancia que se tengan una serie de estrategias para aprovechar mejor los recursos forrajeros (solicitar capacitación) y el desperdicio.

Se sabe que las cabras son capaces de conseguir su alimentación cuando pastorean (sistema extensivo; en agostaderos). Sin embargo, para tener cabras productivas, se les debe suministrar un complemento alimenticio que cubra sus necesidades nutricionales, principalmente cuando hay escasez en el campo.

Cuando la cabra esta estabulada es importante una buena formulación en base a su producción y etapa fisiológica (capacitarse para saber balancear las dietas).

Las cabras NO COMEN TODA CLASE de plantas.

Pero consumen una gran variedad y en comparación con los otros animales de interés zootécnico, a las cabras les gustan mucho los arbustos (ramoneo) y los comen con entusiasmo. Por lo cual una buena estrategia es sembrar arbustos (huizaches, mezquites, etc) son fuentes de proteína y energía en los lugares donde pastorean.

5.2.2 ¿Y acerca del agua?

Las cabras normalmente necesitan menos agua que las vacas y las ovejas.

Esto no significa que las cabras no tomen agua, sólo que necesitan menos. Por lo cual es de suma importancia tener bebederos en los lugares donde

5.2.3 ¿Cómo ayudar a la alimentación de las cabras?

Teniendo:

-Cultivos de plantas forrajeras

-Proporcionándoles un buen complemento alimenticio.

– Agua.

Las sales minerales

Las cabras necesitan minerales todo el tiempo. Puede ofrecerles SAL, DE PREFERENCIA SAL MINERALIZADA con fósforo disponible. Cuando las cabras no estén acostumbradas a consumir sales, se les debe acostumbrar poco a poco; después puede dárselas a libre acceso. En el mercado hay diferentes productos, compre el que se encuentre en la región. ¡Ojo!, Si las cabras no consumen sales, comerán tierra o masticaran plásticos, papeles, palos, madera, árboles, etc.

 

El Productor

Comenta ahora!

No hay comentarios