Movilización de ganado

Movilización de ganado

883
0
Las consecuencias son evidentes: pieles de mala calidad, contusiones, hematomas, fracturas y carne de menor calidad.

Infortunadamente, el maltrato de los animales en la finca es cosa de todos los días, hasta el punto de considerarse como algo normal dentro del manejo del ganado. Las consecuencias son evidentes: pieles de mala calidad, contusiones, hematomas, fracturas y carne de menor calidad. Se piensa que es normal golpear a los animales, sin tener en cuenta que cada golpe es una pérdida económica y una evidente falta de consideración con un ser vivo que nos proporciona grandes beneficios.

Tales pérdidas se evitarían o serían reducidas al máximo si se siguen los parámetros de bienestar animal. El correcto manejo de la fuga disminuye el maltrato, este consiste en dejar que los animales se “fuguen” o se dirijan hacia donde nosotros queremos que vayan, sin hacer uso de la fuerza. Este principio se aplica desde la recogida de los animales hacia los corrales, el trabajo en los mismos y el embarque para el transporte hasta la conducción por las mangas hacia el cajón de noqueo o insensibilización en el frigorífico.

El mayor problema en la movilización del ganado es que no se le da al animal la oportunidad de fugarse o de moverse según su comportamiento, sino que se trata de moverlo a la fuerza, lo que genera desgaste de energía y además conduce al maltrato.

La zona de fuga y el punto de balance

Mover el ganado será más fácil si conocemos estos conceptos. Como mencionamos anteriormente, la Zona de Fuga es el espacio individual del animal, su tamaño depende del grado de mansedumbre o fiereza.

Los animales totalmente mansos no tiene zona de fuga, y la gente los puede tocar sin problema. Un animal comenzará a alejarse de la persona ue se aproxima cuando esta pasa el límite de su zona de fuga. Existe un Punto Ciego detrás de la cola del animal, el cual deberá ser evitado por el trabajador, ya que los animales al no poder vernos se darán la vuelta entorpeciendo cualquier actividad que estemos realizando con ellos. Cuando los animales se devuelven en un intento de alejarse de la presión del operario, hay que retroceder y alejarse un poco, este retroceso se debe hacer instantáneamente cuando el ganado intenta darse la vuelta.

Si los animales se detienen como consecuencia de un estímulo extraño que hay adelante, se debe tener paciencia y esperar a que el primer animal del grupo continué la marcha, sin hacer uso de la violencia. Los demás animales del grupo lo seguirán instintivamente. Cuando los animales retroceden en una manga, hay que alejarse de ellos, no es necesario tocarlos ni golpearlos, ya que estos retroceden para aumentar la distancia con el operario y permanecerán inmóviles si se les deja solos.

El Punto de Balance o Equilibrio es un punto imaginario que se encuentra a la altura del “hombro” del animal. Los bovinos se moverán hacia delante si la persona se para detrás de ese punto y retrocederán si lo hace delante del mismo.

Un error común de manejo en las mangas, es que los trabajadores se ponen delante del punto de balance de un animal al mismo tiempo que quieren hacerlo avanzar. Cuando se trabaja en una manga no hay necesidad de golpear, ni utilizar el tábano eléctrico con los animales para hacer que se muevan hacia delante, si se conoce y aplica el principio de Punto de Balance ellos se moverán sin complicaciones.

Si los animales están entrando a la manga por si solos, hay que permitir su avance sin intervenir, muchas veces lograremos moverlos golpeando la pared de la manga con la palma de la mano. Se deben utilizar los principios de Zona de Fuga y Punto de Balance para movilizar los animales dentro de las mangas.

Los animales entran más fácil a una manga si esta es desocupada parcialmente antes de meter más animales; es recomendable llenar las mangas solo hasta el 50% de su capacidad.

El trabajador debe concentrar sus esfuerzos en hacer que los animales de adelante entren a la manga, y evitar empujar a los de atrás contra los de adelante. Las puertas de ingreso de las mangas siempre deben estar abiertas cuando se quiera introducir a un grupo de animales, pues el ganado retrocederá ante una puerta cerrada.

Como herramienta para el manejo del ganado dentro de las mangas y corrales pueden utilizarse palos con banderas como una ayuda visual para la movilización de los animales. Estos elementos evitarán los daños causados por garrotes, tábanos eléctricos, rejos, patadas y otros elementos contundentes que habitualmente se utilizan con los bovinos.

El Productor / ICA. Colombia

Comenta ahora!

No hay comentarios