La costumbre de la libertad / Pedro Piñate

La costumbre de la libertad / Pedro Piñate

9
0
Compartir

“En cuanto al plan, el más importante — quizás el único factible e indispensable que necesitamos – es el de salir del yugo Castrocomunista y sus miles de agentes que nos saquean y oprimen”.

Rufino Blanco Fombona (1874-1944) fue un venezolano esclarecido. Político, diplomático y hombre de letras prodigio de muy fecunda escritura.  En 1910 tras desempeñarse como Secretario de la Cámara de Diputados,  fue encarcelado por el dictador Juan Vicente Gomez en La Rotunda. Su “delito” –  hablaba claro: “Tenemos que conquistar una verdaclera repüblica sobre la indolencia de nuestros compatriotas; tenemos que adquirir la libertad —la costumbre de la libertad— e imponersela a nuestros ciudadanos. Eso es lo que hace falta y eso fue lo que hizo, en su tiempo, Bolivar”.

Como muy pocos autores, Blanco Fombona conoció y escribió sobre la vida, pensamiento y obra de nuestro Libertador. De hecho su discurso de incorporación como Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia, del 29 de septiembre de 1939 – La inteligencia de Bolívar, el honor académico bien merecido probó. Leyendo a tan excelsa pluma, no puede uno más que confirmar la necesidad de todos los venezolanos y especialmente quienes son o aspiran ser líderes de la nación, de conocer más y mejor de nuestra Historia de Venezuela. La falta de conocimiento de los orígenes de la  causa emancipadora,  del ideal, plan y obra libertaria de Bolívar, que condujo a hacer de cada venezolano y demás ciudadanos de la América española, hombres y mujeres libres, hoy en medio de las cadenas  del yugo Castrocomunista que nos oprime, retrasa el regreso de la ansiada libertad perdida.

Acostumbrados a la libertad y democracia, recuperarlas pasa por luchar y ganar nuestra segunda Independencia, requiriendo del liderazgo claro ideal y plan libertario.  Sobre el ideal ilustra Blanco Fombona: “Sin un grande y generoso ideal, que mueva los cerebros, los corazones y los brazos, toda actividad humana, por sorprendente que parezca, carece de sentido. Los hombres tienen sobre todo la memoria de las ideas. No nos inclinamos reverentes sino ante símbolos”

En cuanto al plan, el más importante — quizás el único factible e indispensable que necesitamos – es el de salir del yugo Castrocomunista y sus miles de agentes que nos saquean y oprimen. Todos los demás planes son secundarios y, de momento, distraen, a todos, del verdadero plan. Enfoquémonos, compatriotas, en salir de la tiranía y ser libres de nuevo como nos hicieron nuestros libertadores.

Pedro Piñate

No hay comentarios