El cómo nos salvaremos – Pedro Piñate

El cómo nos salvaremos – Pedro Piñate

39
0
Compartir

“Por fortuna, los venezolanos no estamos rendidos ni perdidos. El cómo nos salvaremos existe…”

Termina al fin 2020, un año terrible para el mundo entero por el fuerte impacto de la pandemia de COVID-19. La rápida diseminación y contagio del virus, superó la capacidad de repuesta de muchos países y gobiernos, demostrando falta de apresto y liderazgo. Para el 21 de diciembre de 2020, el informe actualizado global (Worldometer) reportó 1.708.919 muertes de 77.715.069 casos confirmados, con 545.710 nuevos casos confirmados en las últimas 24 horas. Para completar, en el Reino Unido una nueva variante más agresiva del coronavirus, obligó una cuarentena radical que en consecuencia ha causado la prohibición de vuelos internacionales desde y hacia ese destino. Esto al tiempo que el mundo dispone finalmente de vacunas comerciales aprobadas contra COVID-19, las cuales ya están siendo distribuidas y administradas en Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea y eventualmente lo serán en todos los países que puedan comprarla.

Mientras en Venezuela, la crisis humanitaria y el COVID-19 que la agrava, seguirán en 2021 y hasta lograr restaurar la libertad, democracia y el estado de derecho. Por fortuna, los venezolanos no estamos rendidos ni perdidos. El cómo nos salvaremos existe y entre las recetas, escribió una magistralmente Ernesto Sabato (La resistencia. 2000):

“Los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación. Así lo han mostrado tantos hombres y mujeres que, con el único recurso de la tenacidad y el valor, lucharon y vencieron a las sangrientas tiranías de nuestro continente. El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer. En esta tarea lo primordial es negarse a asfixiar cuanto de vida podamos alumbrar. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, unas criaturas a las que demos amparo, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. Un acto de arrojo como saltar de una casa en llamas. Éstos no son hechos racionales, pero no es importante que lo sean, nos salvaremos por los afectos. El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.”

 

Pedro Piñate

Lea También: Productores agropecuarios de Turén protestaron durante la espera en cola de surtir combustible

No hay comentarios