De recias voces y 3 llaneros de corazón / Pedro Piñate

De recias voces y 3 llaneros de corazón / Pedro Piñate

La reciedumbre es fuerza,  fortaleza y valor, que bien caracteriza al llanero, recio por naturaleza.

 

Acostumbrado desde niño a la dura brega diaria del ganado en la sabana, lo ocupan los variados oficios del hato. Así puede ser cabrestero, pastoreador, campo volante, bestiero, amansador, becerrero, ordeñador, quesero, veguero, pudiendo también ser caporal y mayordomo. Fuera del hato, existe aparte un tipo especial de llaneros, muy apreciados y reconocidos, que no siendo muchos destacan sobremanera siendo estrellas que brillan en el firmamento. Su título bien merecido no expira y es el de “recias voces del Llano”, teniendo la música llanera como oficio extraordinario. Con ellos, el sentimiento y folklore llanero se hace sentir, y trasciende los confines del Llano, recordándonos a todos donde quiera que nos encontremos, nuestra venezolanidad.

 

Respecto a quienes son “las recias voces del Llano”, su lista no es larga y está siempre abierta a nuevos titulados, no estableciendo posiciones pues recoge el reconocimiento general que es eterno. Así recordamos aquí apenas algunas de esas extraordinarios recias voces del Llano con una muestra de las letras de sus inolvidables canciones. Esto esperando contribuir a difundir su reconocimiento entre la nueva generación de compatriotas dentro y fuera de Venezuela.

Un pionero del joropo fue Ángel Custodio Loyola (1926-1985) “El Tigre de Masaguarito”, quién nació en Sabana de la Mata Arzolera, Guárico. De su extenso repertorio ¿cómo no recordar aquí de primero El Pajarillo? “Vuela vuela pajarillo vuela si quieres volar, quieres volar te recortaré las alas para verte caminar y me dijiste que eras firme, como la palma en el Llano si la palma fuera firme, no la picara el gusano no la tramoleara el viento, ni la secara el verano a mi me pueden llamar, trueno, relámpago y rayo si me pega buena brisa, vuelo más que un papagayo”. ¿Y aquella llamada Cajón de Arauca apureño?: “Hace años que no te veo, que no te veo Cajón de Arauca Apureño, Como te recuerdo aquí, recuerdo aquí con cien lenguas de por medio” Otra voz recia del Llano fue Eneas Perdomo (1930-2011), de El Yagual, Apure, siempre recordado cantando Fiesta en Elorza: “Un 19 de marzo, un 19 de marzo para un baile me invitaron A la población de Elorza, a la población de Elorza en sus fiestas patronales Sus muchachas tan bonitas con su belleza adornaban y bajo el cielo llanero se paseaban por la calle con sonrisas de alegría y perfumes de sabana”. También entre tantas de sus buenas canciones – Caminos de San Fernando: “Caminar es de viajeros y viajero es el amor, en la voz del cantador y en la glosa de un coplero, toma el matiz mas sincero cuando lo dicen cantando Y lo repito glosando con aires de nuestra tierra que tanta belleza encierra caminos de San Fernando”

En muchas ocasiones no es extraño convergen los talentos de un gran músico como Juan Vicente Torrealba, un gran poeta – Germán Fleitas Beroes y un gran intérprete como Mario Suarez, cantando Madrugada Llanera: “ Aaaaaaaay laylaray lararay layrarayra En la rama de un samán los gallos buscan el día y cruza en la lejanía un canto de alcaraván. larararay laylarayra. La luna se va ocultando, la luna se va perdiendo y un perro le va ladrando y un perro la va siguiendo. larararay laylarayra Dónde está mi yegua mora y mi silla de montar, mi sombrero, mis espuelas y mi soga de enlazar.”

Como dato de interés, el joropo Alma Llanera – nuestro segundo Himno Nacional, fue obra de dos llaneros de corazón: el villacurano Rafael Bolívar Coronado (1884-1924) y del músico guaireño Pedro Elías Gutiérrez (1870-1954), siendo interpretado por varias de nuestras recias voces del Llano: “Yo nací en esta ribera del Arauca vibrador soy hermano de la espuma,de las garzas, de las rosas…soy hermano de la espuma,de las garzas, de las rosas y del sol y del sol.” También El Adiós con el que concluyo este escrito, fue obra de un tercer llanero de corazón – Angel Briceño (1912-1976), compositor y músico de nuestra Orquesta Sinfónica. “Por si acaso ya no vuelvo me despido a la llanera, Venezuela, Venezuela, despedirme yo quisiera, pero no encuentro manera…”

 

Pedro Piñate 

 

Lea También: Esteros de Camaguán / Pedro Piñate

 

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer Agropecuario de Venezuela y Latinoamérica en: Visión Agropecuaria

Relacionadas

Teodoro Yusti, la “alpargata de oro” que a sus 82 años sigue enseñando a bailar joropo

Teodoro Yusti, la “alpargata de oro” que a sus…

PORTUGUESA-Venezuela.- Muchos han oído su nombre, tan famoso en el mundo de la música llanera, pero no todos lo conocen. Él,…
Postulan el joropo venezolano como Patrimonio Cultural ante UNESCO

Postulan el joropo venezolano como Patrimonio Cultural ante UNESCO

CARACAS-Venezuela.- La firma del documento tuvo lugar en un acto público en el parque Simón Bolívar de La Carlota en el…
Un estudioso del Llano / Pedro Piñate

Un estudioso del Llano / Pedro Piñate

“De la utilidad del libro doy siempre cuenta entre mis mejores recomendados, y el ejemplar que recién publicado adquirí, desde entonces…