Conozca más sobre las maneras de combatir el Fusarium oxysporum

Conozca más sobre las maneras de combatir el Fusarium oxysporum

Carabobo-Venezuela.- A propósito del estado de Alerta Fitosanitario decretado desde el pasado 19 de enero por el Gobierno Nacional en los estados, Aragua, Carabobo y Cojedes, por la presencia del hongo Fusarium oxysporum en cultivos de bananos en algunos municipios; se le realizó una entrevista a la ingeniero químico y ambiental Yassellys Ruiz, quien ha realizado estudios relacionados con este patógeno.

 

Recordemos que el Fusarium Raza 4, es una de las que produce el Mal de Panamá. Es considerado una de las cepas de hongos más destructivas que existen para las musáceas (bananos y plátanos) debido a que posee una gran elasticidad genética, característica incrementa su capacidad de adaptación al estrés ambiental y de contrarrestar las condiciones generadas tras la implementación de manejos agronómicos desafiantes.

Ingeniero Químico Yassellys Ruiz, investigadora Universidad de Carabobo – Asesor del INSAI.

Como antecedentes de estudios relacionados con la presencia del Fusarium Raza 4 en el país, tenemos que en 2015, cuando Ruiz se desempeñaba como investigador de la Universidad de Carabobo, realizó  una serie de estudios cuyos resultados arrojaron que en ese momento ya existía en los estados Carabobo y Aragua una situación sanitaria compleja.

En ese momento el estado Cojedes quedó excluido del ámbito de la investigación por falta de recursos financieros. Pero el punto de partida para comenzar los trabajos fue que Aragua y en Carabobo, varias hectáreas de bananos habían sido destruidas por  la presencia de una enfermedad.

Lo que despertó el alerta en el equipo de investigadores fueron los daños causados por la enfermedad conocida como Falso Mal de Panamá. Se trata de una enfermedad compleja, muy difícil de controlar; y se le denomina de esa forma porque presenta una sintomatología similar al Mal de Panamá.

Esta enfermedad no es producida por el Fusarium oxysporum, si no por un consorcio de bacterias. A esto se debe que se le denomine Falso Mal de Panamá, cuyos síntomas son más agresivos al punto que al atacar a la planta ésta se seca, de la misma forma que cuando les aplican un herbicidas.

Según los más recientes análisis fitosanitarios realizados por el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), han podido detectar la presencia del Fusarium Raza 4, en esas tres entidades y a eso de debió que desde este organismo decretaran Cuarentena Fitosanitaria desde el pasado 19 de enero, durante año y medio para evitar su propagación.

En tal sentido, ante la existencia comprobada del Mal de Panamá en el país, y el impacto que la enfermedad causa en los cultivos de musáceos; la investigadora ha revelado una serie de medidas preventivas y otras curativas de la misma.

 

Recordemos que el Fusarium Raza 4, es una de las que produce el Mal de Panamá

Manejos Agronómicos Holísticos

En primer lugar resalta que las buenas prácticas agronómicas conducen a que no se produzcan desequilibrios en el ecosistema; es la manera sustentable de manejar los recursos, garantizando de esta manera la protección de los mismos y a su vez logrando satisfacer las necesidades de los seres vivos.

Según la experta,  quien además es microbióloga ambiental y especialista en Agricultura Biológica y Manejo Agronómico Holístico; el mal manejo de la practicas agronómicas ha quedado demostrado con el surgimiento de enfermedades las cuales afectan considerablemente los cultivos. Entre éstas mencionó el Falso Mal de Panamá o el Vaneamiento Repentino del arroz.

Estos males, según su criterio;  impactan significativamente en el ambiente y originan disturbios de la población de los microorganismos, de la fauna que lo ocupa  y de la microbiota que se desarrolla en los tallos y en las hojas de las plantas y son la consecuencia de prácticas agronómicas.

Las inadecuadas practicas agronómicas además contribuyen con la proliferación de hongos como el Fusarium oxysporum y de las  de enfermedades causadas por los mismos. Generalmente en esto influye el uso excesivo de agroquímicos.

Estos productos al no ser usados correctamente causan lo que se conoce como presión ambiental y desplazamientos poblacionales, lo cual a su vez origina que el patógeno pierda competencias y sea más virulento, según la investigadora.

Principales medidas de prevención

Durante la entrevista, Ruiz realza la importancia de los suelos saludables como principal medida de prevención de ataques a cultivos por diversas clases de patógenos, para hacer de la agricultura una actividad más sustentable.

Bien dicen algunos productores con base en su amplia experiencia que “es mejor prevenir que invertir”. Por lo tanto, las recomendaciones de la estudiosa incluyen implementar un “manejo más armónico de los recursos naturales”.

También se le puede denominar manejo sustentable u holístico, el cual  incluye prácticas obligatorias como no cultivar en suelos desnudos o con bajo contenido de materia orgánica, la cual les proporciona grandes beneficios.

Generalmente este error es cometido por los productores de bananos; por lo tanto estas plantaciones quedan expuestas por la inexistencia de materia orgánica tan necesaria para garantizar la calidad de los suelos y la nutrición vegetal, afirma.

Mediante los estudios ha determinado además que la carencia de materia orgánica hace más vulnerables a los suelos porque en éstos existe una diversidad microbiana empobrecida; es decir, quedan expuestos a ser invadidos por enfermedades, hongos o bacterias y fácilmente pierden su capacidad de amortiguación.

Investigadores en Colombia realizaron un experimento donde se modificó el genoma de la variedad de banana o plátano Cavendish

“El suelo es el Sistema inmune de las plantas.  En la medida que tenga una mayor diversidad, de microorganismos y fauna; esto se traduce en el desarrollo de plantas más saludables que puedan expresar su mayor potencial genético”, agregó.

La profesional cataloga el surgimiento de estas enfermedades como una señal de que “algo estamos haciendo mal”; es decir, son el resultado de esos disturbios ecológicos en el sistema. Por lo tanto recomienda también ser cuidadosos al momento de aplicar medidas para no intensificar estos males.

Por otra parte sugiere que una vez que se haya producido el disturbio ecológico, lo más idóneo  sería fomentar un manejo holístico de los recursos. Esto quiere decir que se debe impulsar el desarrollo de prácticas conducentes al restablecimiento y al equilibrio del ecosistema, de tal manera que la agricultura se consagre como una actividad sustentable.

Riesgos con el uso de fungicidas

En virtud que el Mal de Panamá es causado por un hongo, los técnicos tienen como primera opción el uso de fungicidas, desconociendo en ocasiones que esta alternativa produce lo que se conoce como estrés ambiental.

Este impacto es percibido esencialmente por los cultivos y por los suelos y esto se debe a la plasticidad genética de los hongos; característica que les permiten sobrevivir pese a los ataques químicos con fungicidas.

Recomendaciones una vez detectada la enfermedad

Tras los hallazgos, los cuales  fueron resultados de las investigaciones realizadas,  recomienda que una vez  que se haya detectado la enfermedad, inmediatamente deben realizar cercos epidemiológicos a fin de prevenir su propagación.

En segundo lugar, cuando el personal que trabaja en el área cercada haya concluido sus labores, debe desinfectar todas las herramientas para poder utilizarlas en otras zonas. Lo más recomendable es usar biocidas, para hacer una esterilización en frío.

En tercer lugar, un tratamiento especial a esos suelos una vez que haya sido eliminado el patógeno para evitar la reinfección de la zona y de otros cultivos puesto que existen evidencias de  que el Fusarium oxysporum puede no diferenciar entre especies vegetales.

 “El Fusarium oxysporum no es el malo de la película”

La investigadora explica que el comportamiento de este patógeno se debe a las restricciones para tener acceso a fuentes de alimentos;  y en virtud de que los microorganismos son sobrevivientes natos; el Fusarium Oxiporum busca mecanismos distintos que le permitan llegar a esas fuentes para poder sobrevivir.

Tomando en cuenta que el principal alimento de los hongos es el exudado de las raíces, por lo tanto ante la presencia de las plantas con deficiencias nutricionales que no son capaces de crear exudados ricos en materia orgánica, se produce un desbalance nutricional en los microorganismos y en consecuencia ocurren esta clase  de ataques, asegura la experta. 

Presencia del hongo Fusarium oxysporum en cultivos de bananos en algunos municipios

Uso de fungicidas como tratamiento para el Fusarium Oxiporum

Al ser consultada si existen alguna marca de fungicidas recomendable, o si tiene conocimiento por qué los utilizados por los productores al parecer no están dando resultados favorables o no están utilizando los adecuados; respondió que:

“No se trata de que los fungicidas sean inadecuados o que los productores los estén utilizando inadecuadamente; el problema radica principalmente en que su uso excesivo deprime tanto la población de hongos que entonces le quita la competencia a las bacterias y éstas quedan de su cuenta sin competidores en el ambiente”.

Por tanto todo este desequilibrio, trae como consecuencia que acelere la se producción de otras  enfermedades ocasionadas por bacterias, al ser eliminado un grupo de la población. En este sentido recomienda estrictos controles para el uso de estos productos.

Según la experta, en ocasiones el fungicida no tiene la capacidad de reconocer entre los tipos de especies. En el caso de los hongos entomopatógenos, los cuales no guardan relación con las plantas sino que se especializan en atacar insectos; ante la ausencia de insectos se alimentan del material en descomposición.

Entonces los fungicidas también eliminan a estos hongos entomopatógenos  lo que hace que se originen ataques por plagas con mayor intensidad.   

Otros estudios  destacados

Según la investigadora investigadores en Colombia realizaron un experimento donde se modificó el genoma de la variedad de banana o plátano Cavendish, una de las más cultivadas. Esta variedad es la que ataca la Raza 4. El experimento estaba basado en la introducción de un gen que tuviese la capacidad de repeler el Fusarium oxysporum.

Sin embargo el resultado del mismo fue que el hongo (Fusarium oxysporum) terminó infectando al Picudo, el cual es una plaga natural del banano. Una vezinfectado el Picudo,  entraba en contacto con el psudo tallo y le inoculaba la enfermedad.Con base a estos resultados, recomienda que las futuras investigaciones se centren en el equilibrio de la microbiota de plantas y suelos como medida irrestricta para recuperarlos.

 

www.visionagropecuaria.com.ve / Zuleima Falcón Velásquez

 

Lea También: Agricultura Regenerativa: ¿Qué es y cómo funciona?

 

Forma parte de nuestro canal en Telegram y mantente informado del acontecer Agropecuario de Venezuela y Latinoamérica en: Visión Agropecuaria

Relacionadas

Carabobo se posiciona como el segundo estado en producción avícola pero aún es insuficiente

Carabobo se posiciona como el segundo estado en producción…

Carabobo-Venezuela.- Con la producción avícola actual, Venezuela no igualaría los números de hace más de una década. Por lo que se…
Productores de caña de azúcar piden reactivar el financiamiento

Productores de caña de azúcar piden reactivar el financiamiento

Caracas-Venezuela .- Poner en práctica un plan de financiamiento piden los productores de caña de azúcar de Aragua y Carabobo para…
Sector agropecuario recupera terreno perdido pero requiere de más apoyo

Sector agropecuario recupera terreno perdido pero requiere de más…

Caracas-Venezuela.- Celso Fantinel, presidente de Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), señaló que el sector agropecuario sigue avanzando,…