Con pastoreo ultra alta densidad y prácticas regenerativas se aumenta producción de...

Con pastoreo ultra alta densidad y prácticas regenerativas se aumenta producción de biomasa

46
0

Las producciones ganaderas suministran a la humanidad proteína, la cual es indispensable en la formulación de cualquier dieta. Dentro de estos sistemas de producción animal generalmente no se controla el uso de los recursos naturales, es por esto que encontrará la forma de hacerlo en el siguiente estudio.

 

Aplicar pastoreo de ultra alta densidad (PUAD) con bovinos blanco orejinegro y prácticas regenerativas parece una idea poco común, pero en Ocaña lo hicieron realidad con pastoreos consistentes en pequeñas áreas de forrajes por periodos cortos de tiempo y largos de recuperación. En una investigación realizada por la Universidad Francisco de Paula Santander lograron hacer esta relación en un área de 8.427 m2, divididos en cinco potreros de áreas diversas.

 

En la investigación, el PUAD se entiende como la utilización de altas densidades de animales para pastoreas en pequeñas áreas de forrajes por periodos cortos de tiempo, además se asocia con periodos largos de recuperación. Este manejo se traduce a una mayor rentabilidad al tener una mayor capacidad de carga dentro de los predios, rendimiento mejorado, diversidad mejorada de especies forrajeras, mayor calidad del suelo por la cantidad de materia orgánica que se incorpora en las heces y orina, favoreciendo la acción microbiana y ocasionando mayor capacidad de retención de agua.

 

Las unidades experimentales estaban representadas por 13 vacas mayores de cuatro años y dos terneras menor de un año. Cada potrero estaba dividido de forma perimetral con cerca eléctrica, por lo que teniendo en cuenta el área asignada a cada franja se realizaba una división con cinta que estaba ubicada antes de la franja y después, con el propósito que los animales no se devolvieran para el área ya pastoreada.

 

Previo a la entrada a la pradera se realizó un aforo usando un marco de aforar (0.25 m2) que se arrojó al azar en cada una de las áreas, las cuales determinaban una evaluación visual de la pradera para estimar los porcentajes de pasto alto, medio y bajo.

 

Además, se analizó la condición corporal de lote por medio de la evaluación visual del mismo mensualmente. Se aplicaron abonos orgánicos con el propósito de aumentar la materia orgánica de los mismos.

 

En el inició de la investigación se estableció un periodo de adaptación de una semana donde se suministró un área de 20 m2 por animal y se realizaron revisiones periódicas del voltaje, como resultados se obtuvo que el pastoreo con periodos cortos y de descanso prolongados proporcionados por una gran cantidad de potreros por rebaño mejoró la capacidad de carga y dio resultados económicos superiores.

 

Así mismo resultó tener menor variabilidad de ingresos y mayor logro de una meta de ingresos mínimos, mientras que mantenía la condición de recursos, aumentó la producción de biomasa en los aforos con eficiencias del pastoreo de un 78.53%, pasando de tener una altura promedio del pasto de 0.59 m a 0.95 m reduciendo el tiempo de aumento del pastoreo de 60 a 45 días. Además se mejoró la disposición de heces y aumentó la forma significativa la capacidad de praderas.

 

La conclusión de este estudio es que el PUAD y las practicas regenerativas son la manera apropiada de manejar las praderas, disminuyendo la contaminación y el deterioro, haciéndolas más productivas.

Contexto Ganadero

 

Lea También: ¿Qué le pasa a tus riñones cuando tomas té y café todos los días?

Comenta ahora!

No hay comentarios