¡Cocinando con leña! / Pedro Piñate

¡Cocinando con leña! / Pedro Piñate

40
0
Compartir

“Con datos colectados el 8 de octubre de 2020, la inflación asombrosa de Venezuela es de 2.234% anual, superando a Zimbabue y  Líbano que están empatados en segundo lugar de inflación anual, con tasas de 455%  y 453%  respectivamente”.

De “asombrosa” califica el distinguido profesor economista Steve Hanke de la Universidad John Hopkins, a la inflación actual en Venezuela. Según sus cálculos, con datos colectados el 8 de octubre de 2020, la inflación asombrosa de Venezuela es de 2.234% anual, superando a Zimbabue y  Líbano que están empatados en segundo lugar de inflación anual, con tasas de 455%  y 453%  respectivamente, seguidos de  Siria (256%) y Sudán (245%).  Cómo sea que el asombro del profesor Hanke por la inflación en Venezuela es más susto, espanto,  que admiración o extrañeza, ¿cómo podría calificarse entonces que en el otrora país petrolero más rico de la América del Sur con la reservas probadas del crudo más grandes del mundo, por falta de gas en sus hogares miles de venezolanos hoy día están cocinando con leña?

Increíble e inadmisible pero pasa actualmente y seguirá pasando en los días, semanas y meses  que tarde la liberación final de Venezuela y los venezolanos del yugo Castrocomunista que por 21 años continuos ha empobrecido y arruinado el país de la manera más perversa, forzando la emigración de casi 6 millones de compatriotas hasta la fecha.  Al respecto es de advertir que sin combustibles produciremos cada semana menos de todo y viviremos peor.  Si no se instala el nuevo gobierno de transición, pronto hasta la leña con la que se está cocinando, habrá que importarla.

Son tantas las vicisitudes y miserias que estamos sufriendo, que nada pareciera asombrarnos pero no. A pesar de cierta desesperanza e incredulidad,  hay mucha más paciencia y resiliencia, claves para superar las dificultades. Los venezolanos sabemos que el régimen nada soluciona por ser causante de todos los males y que su salida es de esperar pues cada día que pasa está más débil y aislado. Las  sanciones internacionales y los carteles de recompensa, junto al informe de crímenes de lesa humanidad, indican a todas luces que su final ya viene. El mundo libre y democrático liderado por Estados Unidos, trabaja sin descanso por el regreso de la libertad, democracia y estado de derecho en Venezuela.  Hasta entonces sin asombro, habrá más  venezolanos cocinando con leña, sobreviviendo y resistiendo. Como vamos de mal puede que a los venezolanos llegue a faltarnos todo, menos paciencia y fe en que esta situación de sufrimiento nacional cesará comenzando la vuelta a la libertad.

Pedro Piñate

No hay comentarios