Castro Soteldo promete producción y rendimientos récord de café este año, pero resultados no podrán verse hasta abril de 2019

Castro Soteldo promete producción y rendimientos récord de café este año, pero resultados no podrán verse hasta abril de 2019

  • Producir 2,745 millones de quintales (bolsas de 46 kgs) de café en 2016 sería un récord histórico. El MAT contó apenas 1,06 en 2015.
  • Fedenaga planteó en 2012 un plan a cinco años para llegar a 2,11 millones de quintales de café. No se hizo nada, lo que lo cifró producción 2015 en 600 mil. La Organización Mundial del Café coincide en cifras.
  • Empresas estatales del café no lograron producir ni vender las metas de 2015. Ni siquiera hicieron los mantenimientos preventivos a sus equipos e instalaciones.
  • Ministro de Agricultura presentó cifras infladas de pollos de engorde y ponedoras, así como una tendencia al alza. Pero se han perdido 68% de huevos y gallinas de enero a octubre de 2016.
  • La FAO revela que 25% de la leche mundial va para producir quesos, y el ministro que el 80% en el país. Aniquesos denuncia que sucede por desvío a artesanales sin control sanitario por regulación de precios. También calcula que en 2016 se producirá menos leche en Venezuela que en 2012, y es el único de 34 países que no exporta.
  • Exgobernador de Portuguesa dijo que 917 mil reses se sacrifican para consumo humano. Menos de la mitad que el año pasado. Fedenaga denuncia que es por falta de alimento como el ministro admitió con cerdos, gallinas y bovinos.
  • Dos millones de litros al año dejaron de producir dos unidades socialistas instaladas en fincas expropiadas en 2008. También fallaron en carne, quesos y forraje.
El ministro de Agricultura Productiva y Tierras, Wilmer Castro Soteldo presentó el martes 4 de Octubre en el salón Ezequiel Zamora del Palacio Blanco los logros en materia de agroproducción de su gestión a los asistentes del Consejo Nacional de Economía Productiva No. 35, entre quienes se encontraba el vicepresidente Aristóbulo Istúriz.
Café dudoso
Para empezar su breve intervención, el exgobernador de Portuguesa aseguró que en el año 2016 los rendimientos de las cosechas del café alcanzarían entre 10 a 15 quintales por hectárea, después de haber bajado hasta 7 e incluso hasta 3 en el oriente del país, según le habría informado el alcalde de Barcelona. En Venezuela un quintal es equivalente a un saco de 46 kilogramos. Así que los rendimientos esperados, según Castro Soteldo, rondarían entre 0,46 a 0,69 toneladas/hectárea desde niveles que abarcarían de 0,14 hasta 0,32, haciendo la conversión de medidas.
Según la Memoria 2015 del Ministerio de Agricultura y Tierra las cosechas de café promediaron un rendimiento de 0,28 toneladas por hectárea, es decir, 6 quintales; así que se esperaría un crecimiento muy pronunciado de entre 66% y 150% en un año para cumplir lo anunciado por Castro. Así mismo aseguró que con las 183 mil hectáreas sembradas -10 mil más de lo que el despacho contabilizó para 2015- se lograrían 2 millones 745 mil quintales al cierre de 2016. Lo que implicaría otro salto cuántico: 159% más del volumen de producción que el MAT anunció en el año anterior: 1,06 millones de quintales con apenas 5% más de tierra sembrada.
En las estadísticas históricas desde 1990 de la Organización Internacional del Café (ICO por sus siglas en inglés), Venezuela produjo en el período 2015-16 tan solo 500 mil bolsas de 60 kilogramos, es decir, 30 millones de kilos. Lo que equivaldría a 652 mil quintales de 46 kilos. Esto sería similar al cálculo de Vicente Pérez de Fedeagro, que admitió que 2016 tendría una leve mejoría con respecto al año anterior, subiendo a 600 mil quintales de café después de haber producido solo 450 mil. Así que el crecimiento de la producción requeriría ser explosivo para alcanzar las cifras prometidas en la reunión oficial, al tener además 55% menos que el dato ministerial más reciente.
siembra
Récord sin fundamento
Los 2,745 millones de quintales serían además un logro extraordinario en comparación con una propuesta gremial realizada en 2012 por Pérez. Entonces presentó una propuesta para en cinco años pasar de 800 mil a 2,11 millones de quintales. Un crecimiento de 163,75% en un tiempo cuatro veces más largo. Para esto el dirigente agrario presentó un documento junto a un grupo de caficultores en que se proponía un plan para recuperar la industria cafetera nacional. El texto difería de las cifras oficiales de la Memoria 2011.
Para el gremio productor el rendimiento al cierre de ese año era de 5,71 quintales con 140 mil hectáreas sembradas, en lugar de 8,4 quintales y 195 mil hectáreas que afirmó el MAT entonces. El plan estipulaba mantener 70 mil hectáreas, renovar 42 mil más y sembrar 20 mil nuevas, con lo que se lograrían rendimientos entre 17 y 20 quintales por hectárea.
Además, mejorar vialidad, duplicar capacidad eléctrica de zonas rurales, mejorar servicios públicos, brindar maquinarias, capacitación y abundancia de fertilizantes y agroquímicos, mientras pedían también una liberación de precios y una política de comercialización con precios según fuesen en puerta de fábrica o zonas de producción, así como acceso a divisas y participación de los productores en las empresas del Estado como Café Fama de América, Madrid, Venezuela y otras.
Lo descrito serviría para alcanzar, si todo se cumpliera, la cantidad de 2,16 millones de quintales para 2017 y, de continuar así, 2,21 millones para el año 2019; cifras superadas durante la alocución de Castro Soteldo, pero de difícil cumplimiento tras una caída de rendimientos, siembras y volumen de producción de dos años, según las Memorias 2012-2014 del MAT y de producción según el ICO en el mismo período.
No tan rápido
Exactamente dos semanas después de la presentación del ministro, Pérez señaló que históricamente Venezuela había logrado producir un máximo de entre 1,5 y 1,8 millones de quintales al año. Lejos de los 2,45 millones que se requieren para el consumo nacional, según sus cálculos, por lo que habría que seguir importando.
En un trabajo de la web especializada Vida Agro, se cita a Pérez explicando que la cosecha de café inicia el 1° de Octubre y se extiende hasta febrero, esto después que se ha germinado la semilla de seis a nueve meses antes de ser trasplantada a la montaña entre abril y mayo con la llegada de las lluvias. En total se necesitan tres años para dar café, y un mes y medio más para que el producto llegue a los anaqueles. Además, pidió que se pagara el quintal a 150 mil bolívares, aunque el precio estipulado en 2015 es de Bs. 15.120.
Por tanto, el ministro afirmó que como si se tratasen de habichuelas mágicas se podría, al menos, duplicar rendimientos y volúmenes de 2016 con entrega de insumos este mismo año, aunque lo que se cosecharía a partir de su rueda de prensa fue germinado, sembrado y cultivado en 2013, cuando la industria aún reclamaba un plan especial de atención. Y además no podría llegar a anaqueles hasta abril de 2017.
En agosto, Fedeagro revelaba que seguía sin respuesta de propuestas para sembrar 380 mil hectáreas de distintos rubros al corto plazo para salvar el próximo ciclo norte-verano. Esto incluía 15 mil de café más el tratamiento fitosanitario de 50 mil, que estarían afectadas desde hace dos años por la enfermedad de la roya. Además, omite la paralización de las plantas de Café Madrid por falta de materias primas (el arrime bajó de 300 mil a 426 quintales) a la producción reducida de Café Venezuela para rendir la materia prima.
Los trabajadores señalaron que los bajos precios eran el principal motivo, mientras pedían mejor vialidad, transporte, insumos y atención social para caficultores.
Memoria 2015
El proyecto de consolidación y mejoramiento de la torrefacción de la empresa Café Venezuela, que involucra a las Unidades de Producción Social (UPS) de Centro-Occidente y Los Andes, lograron moler 10 mil 695 toneladas de café verde, lo que supuso un incumplimiento del 40% de las metas del año. Pero además, implicó una inversión de 1.300 millones de bolívares, por tanto, cada kilo costó producirlo 121,5 bolívares, en contraste con los Bs. 46,6 de precio regulado que cambió en marzo de 2016 tras dos años de congelamiento.
Por tanto, tuvieron que vender a pérdida para cumplir la ley de Precios Justos. Esta empresa pública admite que no cumplió ni la mitad de las 1.200 jornadas de mantenimiento preventivo y correctivo de instalaciones y equipos, efectuó solo 68% de las operaciones y 65% de soporte técnico y mantenimiento de sistemas administrativos y operativos. Y entre sus obstáculos señalaron paradas no programas por fallas del suministro eléctrico y de gasoil, así como escasez de materiales, repuestos y accesorios.
También la falta de recursos económicos suficientes para comprar materia prima y los retrasos en la publicación de los nuevos precios de compra de café verde en Gaceta Oficial. Por su parte, la Empresa Nacional del Café logró comprar 13.990 toneladas de café, producir 11.893 y comercializar 11.880 de las mismas, cumpliendo solo 35% de la meta de ese año.
Entre los obstáculos afirmó que: “Considerando el cambio de política en cuanto a la producción y comercialización de café regulado y especializado es importante establecer un subsidio justo por kg vendidos del producto regulado”.
Además señaló que el pago de las ventas de septiembre de 2014 a junio de 2015 llegó el 1° de octubre de ese año, es decir, justo el día en que se debe trasplantar a la montaña, en lugar de cuando se espera el crecimiento de las plántulas durante las lluvias. Finaliza diciendo que un costo de venta inferior al de compra produce “resultado financiero deficitario”.
Un pedido similar al hecho desde Fedeagro que explica por qué cayó el 99% del arrime a Café Madrid y otras procesadoras estatales. Por su parte, la Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (CIARA), en su proyecto de atender a familias andinas en manejo sustentable del café, logró hacer 334 capacitaciones pero dejó 222 sin realizar, hizo 1.367 acompañamientos con 955 faltantes, implementó 9 de 30 proyectos y no presentó el informe correspondiente.
Gallinas en picada
Castro Soteldo también presentó números sobre la producción avícola en el país, admitiendo que en abril y mayo hubo una “picada vertiginosa” por la falta de alimento concentrado. Así que aseguró que en el país habían para agosto la cantidad de 8 millones 984 mil 945 gallinas ponedoras, tras un bajón importante porque la escasez de alimento que “obligó al sacrificio, y recuperar (los animales) implica 17 semanas, lo que está en pleno desarrollo”.
Además, confiaba en que septiembre cerrara con 9 millones de gallináceas productoras de huevos. Sin embargo, las estadísticas de la Federación Nacional de Avicultura de Venezuela (FENAVI), publicadas mensualmente desde el año 2005, son muy distintas. Para agosto registraron 7 millones 132 mil ponedoras, y en lugar de subir como auguraba el funcionario, se perdió el 14,5% más para bajar hasta los 6,1 millones. Una tendencia a la baja desde las 19,2 millones de ponedoras en enero de 2016. Es decir, 68% de las gallinas desaparecieron en ocho meses.
Lo peor sucedió en marzo con una caída del 22,6% lo que se ralentizó progresivamente hasta el -5,5% de agosto, con un repunte negativo en septiembre. El ministro también aseguró que habrían 43 millones 407 mil 794 pollos de engorde y “se prevé que aumente a 44”. De nuevo el dato erróneo con tendencia contraria a la predicción oficial: para agosto, FENAVI contó 31 millones 550 mil pollitas BB, lo que bajó 2,67% hasta los 29 millones 859 mil de septiembre. Una importante pérdida desde los 37 millones 380 mil del primer mes del año, lo que representa una caída del 20% de la población de engorde.
Una reducción amortiguada por incrementos de la población avícola de este tipo en febrero, mayo y agosto. Para el exgobernador de Portuguesa, en cambio, este rubro “reflejó el más alto crecimiento”. Además puntualizó que la producción de huevos se ubicaba en 12 millones 700 mil huevos para abril, pero que había bajado hasta 9 millones. No especificó el período de producción, pero en FENAVI, en agosto se produjeron 472 mil 474 cajas de 360 huevos, esto es, más de 170 millones de posturas de gallinas. Aproximadamente 5,6 millones por día.
Para abril la organización reveló que se produjeron 755 mil 456 cajas, es decir, más de 271 millones de huevos o más de 9 millones diarios. Similarmente a las ponedoras, la caída desde el millón 273 mil 171 cajas de 360 unidades de enero a las 391 mil 86 de septiembre es de más del 69%.
Leche omitida
Sobre la producción láctea, en la reunión aseguró el ministro Castro Soteldo que para abril se encontraba en 34 millones de litros al mes, pero para agosto rondaría entre 47,8 y 48,5 millones de litros, de los cuales el 80% iría a la fabricación de quesos. Pero omitió decir que Aniquesos ha denunciado que esto sucede porque quienes los producen artesanalmente pagan mejores precios que los regulados porque tampoco deben vender a éstos. Con esto se reduce la cantidad de leche cruda para ser pasteurizada o pulverizada; específicamente, el 58,5% de la producida en 2013, lo que ya había pasado en 2008, cuando se desvío hacia yogures y bebidas pasteurizadas sin control de precios.
La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) reveló en un informe sobre mercado de productos lácteos de Octubre de 2016 (PDF) que Venezuela produjo en 2012-2014 un promedio de 2,626 millones de toneladas de leche, una bajada a 2,600 en 2015 y estimaba que para este 2016 seguiría bajando hasta 2,2 millones. Asimismo, importaríamos 1,046 millones, pero no exportaríamos nada. El único caso entre los 34 productores citados en el texto.
En una infografía, la FAO señala que solo 25.2% de la leche del mundo se dedica a producir quesos, lo que hace la cifra de Venezuela extraordinariamente alta. En la Memoria 2015 del MAT se recoge una producción de 2.807 millones de litros de leche, lo que equivale a un poco más de 7,6 millones por día.
Por otro lado, datos del Programa Integral de Desarrollo Lechero (PIDEL) del Ministerio de Agricultura y Tierras señalan que la producción alcanzaba para 2015 los seis millones de litros al día, 60% de la demanda. Pero también admiten que apenas uno de cada 20 productores tiene acceso a refrigeración adecuada, por lo que destinaban el 90% a producción de quesos, que estaría bien “autoabastecida”.
Cabezas perdidas
La industria ganadera fue descrita en el evento como “lo más golpeado por la falta de materia prima” para sostenimiento de rebaños. Como en el resto de la presentación, abril y mayo habrían sido trágicas, pero la llegada de las lluvias ayudó a la mejora de pastizales. Una semana después varias asociaciones de ganaderos le dieron la razón en un comunicado conjunto: el abigeato, la extorsión y el secuestro, así como las malas políticas equivalían a pérdidas de 8,5 millones de hectáreas, 113 mil reses al mes y 119 mil litros de leche.
Wilmar Castro Soteldo enumeró que habían 11.548.582 animales con doble propósito y 4.621.210 para producción de carne, con un total de 16 millones 169 mil 792 semovientes para agosto de 2016. Una cifra inferior a la que registra la FAO para 2014 de 16 millones 816 mil 301 en su sección de estadísticas interactivas. Se entusiasmó al revelar que se había reducido la importación de ganado, lo que llevó a un crecimiento del sacrificio local que había alcanzado la cifra de 917 mil 267 bovinos, contra solo 17 mil importados. Lo que esperaba que se mantuviese.
Esto contrasta con lo dicho por el presidente de Fedenaga, Carlos Odoardo Albornoz, quien aseguró que la oferta de animales para la matanza bajará en último trimestre de 2016 por la caída de pastos y forrajes, así como importación de semillas para producir, lo que también ha llevado a enviar al matadero a animales de bajo peso y hembras sanas. Además, es menos de la mitad de lo producido en 2015 según la Memoria del MAT, que lo cifró en 1,9 millones de cabezas, lo que sería un descenso progresivo desde 2011 cuando se mataban 2,6 reses para consumo humano.
Muy mal desempeño
La Memoria 2015 del MAT es rica en tropiezos, que además contradicen a Castro Soteldo en que los problemas fueron dos meses de 2016 en lugar de un problema de varios años, como lo revela la revisión de este mismo informe. Varios malos ejemplos se nuclean en la Empresa Socialista Ganadera Agroecológica Marisela, creada en 2009 sobre los terrenos de El Hato El Frío tras su expropiación, que dejó de producir más de un millón de litros de leche, así como 641 toneladas de carne durante 2015, en su proyecto en el eje Mantecal – Elorza, por falta de reparación de maquinarias, acceso a semillas certificadas y baja calidad de las cabezas de ganado, a contrapelo de lo prometido –pero no cumplido- por otras unidades productivas socialistas que garantizarían mecanizado agrícola como la CVA Pedro Camejo y pajuelas para la reproducción en el Centro Genético Productivo Florentino, el cual también dejó un millón de litros de leche sin producir.
En la ESGA Marisela dijeron en 2015 lo mismo que Fedeagro acusa este año: baja oferta forrajera y carencia de semillas para producir pastos, mientras en Florentino –con ocho años de funcionamiento sobre la también expropiada La Marqueseña- apenas se alcanzó el 25% de su proyecto de siembra, producción de lácteos, carne, pajuelas de semen y producción de animales bovinos y bufalinos.
Por tanto, solo produjeron 12% de la leche esperada, y vendieron 14 de las 21 toneladas de queso que salió de sus instalaciones, aunque la meta era 632. Por falta de repuestos dejaron de entregar 52 mil 912 pajuelas de semen para reproducción de alta calidad genética y apenas vendieron 29 tonelada de carne. Su productividad fue ínfima: sacrificaron 427 animales con una capacidad para 20 mil 742. El obstáculo esgrimido: pagamos muy bajo en comparación con los privados, por lo que los productores no vienen.

Relacionadas

La supervivencia del café al cambio climático depende de su origen prehistórico

La supervivencia del café al cambio climático depende de…

ESPECIAL.- Revelan la historia familiar del Arábica, una especie surgida en los bosques etíopes hace unos 600.000 años.
Fedeagro: Seguridad alimentaria en el país está garantizada por la producción nacional

Fedeagro: Seguridad alimentaria en el país está garantizada por…

Caracas-Venezuela.- Celso Fantinel, presidente de Fedeagro, pidió a todos los venezolanos confiar en el trabajo que se está haciendo desde el…