Aumenta consumo de leche cruda de vaca como sustituta de leche materna...

Aumenta consumo de leche cruda de vaca como sustituta de leche materna en San Fernando de Apure

77
0
Compartir

Debido al alto costo de la leche pasteurizada o en polvo, las madres se han visto obligadas a darles leche cruda de vaca a los niños. Médicos pediatras afirman que no es una mala práctica, pero recomiendan hervirla y diluirla de acuerdo con la edad del infante. La mala alimentación contribuye a que las madres produzcan poca leche materna.

San Fernando. Apure, región llanera productora ganadera, no tenía tradición de consumo de leche de vaca en estado natural más allá de los límites del campo, donde los ordeñadores la toman recién extraída del animal o de la porción que usualmente se deja para el consumo de la finca o el fundo, tras la recolección diaria destinada a la elaboración de queso para la venta.

El Nula, capital de la parroquia San Camilo, municipio Páez, en el Alto Apure, frontera con Colombia, inició la tradición de recolectar la leche natural en grandes cantidades para su venta cruda debido a la cercanía de una reconocida empresa privada de lácteos, actividad que la convirtió en la primera parroquia productora de leche de vaca de la entidad.

Con la instalación de empresas lácteas del Estado, esta actividad de recolección con fines industriales se extendió hace algunos años hasta los municipios Rómulo Gallegos y Muñoz, entre el Alto y el Medio Apure, pero todavía no se había adoptado el consumo de leche de vaca en las comunidades urbanas, ni generalizado su venta en mercados y casas de familia como ahora.

leche de vaca
El consumo de leche de vaca cruda se ha extendido en Apure. Foto: Sulay García

“La crisis ha cambiado todo”, asegura Francisco Pulido, que era trabajador público y para compensar su bajo salario comenzó a buscar leche cruda en el campo para venderla en el mercado municipal de San Fernando, la capital del estado Apure.

Yo vendo 30 litros de leche diaria aquí en el mercado y la mayoría de mis clientas son mamás que la compran para los teteros de sus niños, porque la leche en polvo y de cartón está muy cara, vale casi 2 millones”, dice.

Se refiere al litro de leche pasteurizada, cuyo costo al momento de la redacción de esta nota era de casi dos dólares.

Evaristo Báez es un vendedor nuevo del mercado, trae leche para la venta en más cantidad que Francisco Pulido y, aunque vende justo al lado, asegura: “Yo me paro aquí porque es el punto de la leche, pero yo no le hago competencia porque él la vende al menudeo y yo la traigo para los bodegueros”.

Báez afirma que vende 10 botellones diarios equivalentes a 250 litros, en un lapso no superior a dos horas: “Porque ya tengo mis clientes fijos. Más que todo son los clientes que tienen su bodeguita, que vienen a buscar sus 20 litros, 10 litros para ellos revenderlos en las bodegas”.

leche de vaca
Evaristo Báez vende diariamente 250 litros de leche de vaca. Foto: Sulay García

En un puesto contiguo del mismo mercado municipal está marcado el precio de la leche en polvo, cuya presentación más económica cuesta siete dólares el kilo, mientras que una marca de reconocida tradición en Venezuela cuesta 10 dólares, la misma cantidad.

Dorka Rivas, habitante de la comunidad Los Bloques, de San Fernando, también como una forma de optimizar los escasos ingresos que percibe como docente, inició la venta de leche cruda de vaca en su apartamento y se convirtió en la proveedora del sector.

Ella asegura que sus clientes puntuales son madres que cada día le compran pequeñas cantidades de un litro y medio litro solo para la elaboración del alimento de sus bebés.

El esposo de Dorka Rivas comenta que la ayuda en las ventas; que se ha popularizado tanto la venta de la leche de vaca natural en casas particulares y en bodegas que ya no pueden pagarla a sus proveedores por transferencia ni en bolívares, sino con efectivo en dólares y a un precio distinto cada día, ya que, según los productores, deben cancelar de esa misma forma a los ordeñadores, cuyo trabajo cada vez se incrementa más por la demanda.

El litro de leche de vaca en el mercado municipal cuesta 250.000 bolívares, y en las casas de familia se consigue a 350.000 bolívares, sin embargo, sigue siendo mucho más económico que la leche maternizada, pasteurizada y en polvo, afirma William Silva, pediatra reconocido de la capital apureña.

leche de vaca
El pediatra William Silva ha enseñado a las madres a preparar la leche de vaca cruda para consumo de los bebés. Foto: Sulay García

El especialista asegura que, aunque la primera opción es la leche materna, no le ha quedado más remedio que enseñar a las madres que van a su consultorio a preparar la leche de vaca para el consumo de sus bebés.

Mala alimentación ha disminuido producción de leche materna
El pediatra explica que “sigue siendo sumamente importante como primera elección la leche materna, pero se ha visto que ha bajado mucho la producción de leche materna por la mala alimentación”.

De acuerdo con Silva, la calidad de la alimentación de las madres cada vez es peor debido a que “hay una hambruna”: “Aquí estamos comparados con Haití y con África. Entonces, ¿Cómo una madre se puede alimentar bien con un salario de entre 800.000  y 2.000.000 de bolívares? Si un paquete de harina de maíz vale 1.500.000 bolívares”.

Por otro lado, el experto revela que para la mayoría de las madres que llevan a sus bebés a la consulta pediátrica les es imposible comprar con regularidad un pote de leche maternizada, que por lo general solo alcanza para una semana.

Por eso se ven en la necesidad de comprar un litro de leche de vaca y procesarla, hervirla y diluirla de acuerdo con la edad del niño, y tranquilamente alimentarlo”, indica.

La leche no materna no es mala
Se dice que la leche de vaca natural o sin procesamiento industrial no es apta para el consumo de recién nacidos ni bebés menores de seis meses por su alto contenido graso y potencial riesgo de bacterias, sin embargo, “en Apure no hay más opción”, asegura el médico infantil con más de 35 años de experiencia.

Precisa que ninguna leche está por encima de la leche materna, pero explica que, tras la ausencia de esta, la alimentación del lactante se puede complementar con leche de cabra como primera opción y leche de vaca, en segundo lugar.

Después de aclarar que la leche debe provenir de vacas vacunadas y saludables y debe ser extraída en condiciones higiénicas de ordeño, indica: “Hervida y con la dilución correcta de acuerdo con la edad, se le puede dar, incluso, a un recién nacido”.

Asegura que para esos casos hay especificaciones científicas acerca de cómo debe procesarse la leche no materna para que no implique ningún riesgo para el bebé, sin embargo, advierte que el problema es el bajo poder adquisitivo de la familia, y en particular de las madres, el cual empeora cada día.

Aunque se desconoce si la propuesta tiene que ver con la merma de producción de leche materna, el ejecutivo regional impulsa desde hace tres años el proyecto del banco de leche de cabra para los recién nacidos del hospital Pablo Acosta Ortiz de San Fernando, el cual ha sido cuestionado por el personal de salud por considerar que los recursos y atención del estado deben concentrarse en la dotación y mejoramiento del banco de leche materna del máximo centro de salud de la entidad.

Apure está entre los tres estados más pobres de Venezuela, tiene una alta tasa de madres adolescentes y la mayoría de ellas son de las barriadas populares más pobres, sin empleo y solteras. Comprar hoy día un cartón de huevos, un litro de aceite y un kilo de carne, pollo, harina de maíz, arroz, pasta y queso blanco supera los 16 dólares, contra el salario de una población que vive del empleo público y la informalidad y que no supera los dos dólares mensuales.

Crónica Uno /  

Lea También: El 2020 termina con el lamento de los productores por la falta de combustible

No hay comentarios