Artículos importados y caros ocupan lugar de regulados en los estantes

Artículos importados y caros ocupan lugar de regulados en los estantes

Empleados de un supermercado privado en La Candelaria aseguraron que el gobierno bloqueó distribuciones en el establecimiento desde hace un año aproximadamente.

“Estamos convirtiendo a Venezuela en una verdadera potencia alimentaria”, afirmó el fallecido presidente Hugo Chávez en la inauguración del centro comercial Bicentenario, en Plaza Venezuela, el 8 de agosto de 2012. Cinco años después se agudiza la escasez de los productos regulados, tanto en este establecimiento como en los supermercados privados. Los pocos artículos que hay de primera necesidad son importados.

En los estantes del Bicentenario los productos importados sustituyen a los nacionales regulados. Los precios suben vertiginosamente.

La pasta Milano espiral, que proviene de República Dominicana, pasó de 5.200 bolívares a 6.050 bolívares en tan solo un día, y la larga Ceccato, de Italia, de 5.940 bolívares a 6.900 bolívares. Otros productos importados son la margarina de soya, con un precio de 2.968,50 bolívares, procedente de Brasil, y el kilo de harina de trigo, de Turquía, cuesta 13.500 bolívares. El único café que había era el kilo de Caripe gourmet, con un precio de 34.900 bolívares.

“No compré más café porque está muy caro, así que lo sustituyo con otras cosas como el malojillo”, afirmó un usuario.

Algunos empleados del Bicentenario concuerdan en que de vez en cuando llegan camiones con productos básicos, pero que muchos de ellos son importados. Sin embargo, otros difieren sobre estas distribuciones. Una trabajadora afirmó que ocurren normalmente de dos a tres veces al mes, mientras que otro aseguró que es “muy raro” que lleguen productos. Por otro lado, los estantes de cinco pasillos están repletos del producto limpia cristales Luminia.

La situación en los supermercados privados es peor. La mayoría de los estantes están surtidos de otros artículos por falta de los productos básicos. Ese es el caso de un establecimiento ubicado en La Candelaria, cuyos anaqueles están llenos de jugos, salsas, vinagre, productos Kellogg’s y de leche, cuyo precio es de 5.200 bolívares. Estos productos están solo en los bordes de los estantes y no terminan de ocupar por completo los niveles. Los usuarios podían adquirir aceite girasol de 750 ml en 21.390 bolívares y el de 900 ml en 21.900 bolívares. El café Premium, de 400 gramos, cuesta 11.250 bolívares en este supermercado.

“Hay que estar, como dicen, pariendo, aseguró un usuario. A veces recurro a los bachaqueros, pero qué va, a ellos no hay que comprarles nada”.

Una consumidora definió como “normal” gastar 50.000 o 60.000 bolívares en una compra rápida. “Siento impotencia porque uno ya no se puede dar el lujo que se daba antes. Compras comida, ropa o paseas a los niños. Uno lo que hace es trabajar, trabajar y trabajar, y aún así no rinde el sueldo”. Tres empleados aseguraron que el gobierno bloqueó la distribución de los productos regulados en este supermercado. “Ya casi pasó un año que no llegan artículos básicos como la harina pan o el arroz”. Uno de ellos dijo que resguardan algunos productos como las caraotas, porque algunas personas han roto sin pagar los paquetes para llenar bolsitas plásticas y llevárselas. Estas caraotas son importadas de Brasil y cuestan 10.950 bolívares.

Un trabajador de un supermercado ubicado en Santa Mónica aseguró que el lunes llegaron los huevos después de 15 días y no había artículos de primera necesidad. El cartón de 12 unidades tiene un precio de 7.330 bolívares. El empleado relató que el gobierno ordenó a los encargados que suspendieran las ventas por número de cédula, tras un incidente en el que varios usuarios rompieron un vidrio de la entrada y saquearon la carnicería, se llevaron chuleta ahumada. “Desde ese momento, nunca más llegaron productos básicos con la frecuencia de antes”. Por otro lado, un litro de aceite de soya Frigi, que era el más económico,  está en 19.850 bolívares.

La misma situación de falta de distribución se repite en un supermercado del este de Caracas. Una empleada aseguró que ha pasado un mes sin que lleguen productos básicos, a excepción de café. “Solo llega pura chuchería. Ni yo, que trabajo aquí, tengo productos de primera necesidad en mi casa”.

“El gobierno bloqueó la distribución de los productos regulados como harina paz y arroz en este supermercado desde hace un año aproximadamente”.

Empleado de supermercado

en La Candelaria

El Nacional / Carlos Seijas Meneses  / cseijas@el-nacional.com

 

Relacionadas

Cómo “leer” lo que dice la bosta de los animales

Cómo “leer” lo que dice la bosta de los…

Aprender a “leer” lo que dice la bosta de los animales es un factor clave para conocer el estado de salud…
Crean un “arroz carnoso” lleno de proteínas

Crean un “arroz carnoso” lleno de proteínas

Seúl.- Un científico surcoreano inyectó cèlulas cultivadas de carne vacuna a granos de arroz para elevar su nivel nutricional. Es rosado…
Gobierno nacional anuncia creación del Fondo de Apoyo y Estabilización del Cacao

Gobierno nacional anuncia creación del Fondo de Apoyo y…

Miranda - Venezuela.- El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció, desde el pueblo de Caucagua, municipio Acevedo,…