Inicio Noticias Alertan que agricultores corren riesgos ante escasez de suero antiofídico en Venezuela

Alertan que agricultores corren riesgos ante escasez de suero antiofídico en Venezuela

43
0

Lara.- En el año 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que entre ochenta mil  y ciento cuarenta mil personas en el mundo habían fallecido a causa de envenenamiento ofídico.  Sin embargo existe una cifra alarmante de más de cuatrocientas mil personas que quedan padeciendo alguna discapacidad, o con lesiones físicas o emocionales producto de estos accidentes, no solo en países asiáticos, si no también en América Latina.

Ese mismo año las mordeduras de serpientes o envenenamientos ofídicos fueron declaradas como una enfermedad tropical desatendida, con la finalidad de incentivar en los gobiernos el deseo de trabajar en función de generar políticas públicas dedicadas a atender esta problemática.

En tal sentido en el año 2018, la (OMS), estableció que cada 19 de septiembre se celebre  el Día Internacional de Concienciación sobre la Mordedura de Serpiente, también  con el objetivo de crear conciencia sobre la incidencia mundial de los accidentes ofídicos y de sensibilizar a la población a cerca de su  prevención.

Siendo Portuguesa uno de los 17 estados agrícolas de Venezuela, donde la mayoría de las actividades productivas son desarrolladas en el campo, es necesario que sus habitantes conozcan la importancia de la prevención de las mordeduras de serpientes y cuáles son las medidas en caso que ocurra.

En una entrevista el día de hoy en el programa “En Contacto” transmitido por Promar Televisión, el MSc Hildebrando Arangú, quien es experto en animales venenosos y ponzoñosos y docente del área Socio ambiental del Programa de Licenciatura en desarrollo humano de la UCLA, alertó que a pesar de que en el año 2020 la OMS proyectó una estrategia a nivel mundial tendiente a mitigar y reducir los envenenamientos ofídicos, en Venezuela uno de los principales problemas en esta materia es que no existen registros estadísticos actualizados que den cuenta de este tipo de eventos.

En tal sentido señaló que dichos registros tienen alrededor de 10 años sin ser actualizados  y por lo tanto esta situación dificulta los trabajos de investigación,  porque los investigadores desconocen cuál es la realidad que deben atacar.

“Tenemos una deuda estadística de más de 10 años, aquí comienza el problema del manejo del accidente ofídico en Venezuela al no tener estadísticas fiables”, refirió.

 

Medidas a considerar para mejorar la problemática

Arangú  sostuvo que en el año 1998, solamente en el estado Lara se registraron 223 accidentes por mordeduras de Mapanares, sumados a los causados por mordeduras de cascabeles, de corales y de otros animales como arañas, alacranes, entre otros. No obstante en la actualidad el enfoque está dirigido al problema de accidentes ofídicos

Medidas que se deben tomar en caso de accidentes ofídicos

Detalló que existen consideraciones muy importantes que se deben tomar en cuenta en atención al sujeto mordido:

En primer lugar se debe determinar que las medidas son distintas en adultos y en niños. En el caso de los adultos es importante saber que la distribución de la relación peso/volumen, tiende a ser menos susceptible a los venenos. De igual forma advierte que se deben tener presentes las características del animal.

En segundo lugar se debe determinar con exactitud la parte del cuerpo donde se produjo la mordedura, considerando que entre más cercana haya sido a la estructura central del Sistema nervioso, generará mayores complicaciones.

Por otra parte explicó que estas consideraciones siempre van a guardar relación con la cantidad de  veneno que pueda inocular el animal.

 

Otras medidas determinantes en caso de mordeduras de serpientes

El especialista reveló además que en caso de un accidente ofídico, la persona debe alejarse de la serpiente, evitar todo tipo de contacto posterior al accidente; no tratar de agarrarla.

“Hay qué llamar la atención sobre esto, me preocupa que se han ofertado programas de formación de manipulación de serpientes, manifestó.

Considera  que es prudente que las personas conozcan que la manipulación de serpientes es un área que le compete expresamente a los especialistas y a los técnicos en función de trabajar en los laboratorios para extraer el veneno y producir suero antiofídico.

“La manipulación de serpientes no es un hobby ni un acto de diversión como muchos que vemos en las series de televisión”.

Otra acción que sugiere el experto es tomar una fotografía al animal, a fin de saber  diferenciar la clase  de serpiente, tomando en cuenta por ejemplo que en el caso de Venezuela, existen alrededor de 182 especies de serpientes y de este modo se atacará puntualmente la eventualidad.

Así mismo  recomienda trasladar de inmediato al paciente al centro de salud más cercano, donde los médicos se encarguen de la debida atención por ser estos casos sumamente complejos.  En el caso del estado Lara, el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (HUAMP) de Barquisimeto cuenta con la Unidad de Toxicología Médica con médicos capacitados en el área.

Detalló que las mordeduras de serpientes más comunes en el país son las de Mapanares, clasificadas en 11 especies y distribuidas en varias regiones del país y como  un detalle muy importante que reveló que en nuestro país no se fabrican los sueros antiofídicos contra el veneno de corales.

A juicio del docente, quien se desempeña como asesor ad hoc de la  Unidad de Toxicología Médica del HCUAMP, esta situación demanda una verdadera atención por las autoridades con competencia, porque en la actualidad por causa de la crisis que atraviesa el país, no hay avances en materia de investigación, particularmente en la farmacodinámica de los venenos, ni en la producción de sueros antiofídicos.

Informó que en las universidades venezolanas actualmente tampoco existen programas de postgrados en toxicología; sin embargo desde la UCLA están diseñando un diplomado en en esta área dirigido a los profesionales jóvenes que en su mayoría son quienes atienden las emergencias hospitalarias; de tal forma que puedan ser asertivos al momento de atender un paciente mordido de serpiente.

Vía Promar Televisión / Zuleima Falcón Velásquez

 

Lea También: Ganadería con la naturaleza

Comenta ahora!