¿​Casa por cárcel?​ – Pedro Piñate

¿​Casa por cárcel?​ – Pedro Piñate

77
0
Compartir

​De que la vacunación masiva es la medida única más efectiva contra Covid-19, (no la casa por cárcel como se impone aquí), el informe ProMed del 04/04/2021 es aleccionador”.

De las mayores tribulaciones de los venezolanos dentro del país, es sin duda, la medida de casa por cárcel que el régimen ilegítimo impone a toda la población a punta de fusil, bajo la figura de cuarentena “radical” como supuesta medida preventiva de la pandemia COVID-19. Esta sin duda es una medida drástica y perjudicial que impide el libre tránsito ciudadano, local, regional y nacionalmente, comprometiendo el desenvolvimiento regular de las actividades laborales, imprescindibles para procurar el diario sustento de los hogares. Ello se traduce en la mayor paralización de la actividad económica del país, ya bastante menguada por la debacle política y social, en medio del abandono e ineficiencia de todos los servicios esenciales de agua potable, electricidad, gas doméstico, aseo urbano, seguridad, comunicaciones, salud, educación. Esto además de la escasez y carestía de la gasolina y del gasoil, que ahora no se producen suficientes en el país con las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo.

Bajo estas circunstancias, la medida de casa por cárcel disimulada como cuarentena “radical”, es una de control político inmovilizador de la población, con la cual se busca es prolongar la permanencia en el poder. Siendo así, durará sólo el tiempo soportable por la gente hasta rebelarse. En medio de la crisis humanitaria donde al hambre y las carencias se suman los estragos del COVID-19, el autoritarismo es bumerán que al devolverse noquea.

Siendo inconveniente el manejo politizado de la pandemia, la falta de transparencia e ineficacia, conducen a un panorama sanitario muy desolador. No se hacen pruebas ni se vacuna la población comenzando por los vulnerables; se prioriza inmoralmente la vacunación de los altos funcionarios, sus familias y colaboracionistas; se deja sin vacunar a la gran mayoría de la población; se compran vacunas de eficacia no comprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS); y se niega el acceso al país a la vacuna eficaz gestionada por la Asamblea Nacional. Además ¿cómo ignorar que la pandemia es un enemigo común de todos y no distingue color político entre quienes afecta?

De que la vacunación masiva es la medida única más efectiva contra COVID-19, (no la casa por cárcel como se impone aquí), el informe ProMED del 04/04/2021 es aleccionador: “Para el inmunizado, esta enfermedad es esencialmente inofensiva. El Estado de Washington, por ejemplo, ha informado solo 100 casos y tan solo 8 hospitalizaciones entre sus 1,2 millones de personas totalmente vacunadas. Pero para los vulnerables y no vacunados, COVID-19 es tan devastador como siempre ha sido”. Como colofón, esperemos que de lograr ser vacunados efectivamente contra COVID-19, quedemos también inmunizados de por vida contra los malos gobiernos y gobernantes.

Pedro Piñate

 

​Lea También: Este nuevo invento hace que el agua de mar sea segura para beber (en minutos)

No hay comentarios